La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 71 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



III República

Alta traición del Rey Juan Carlos I

III República

Que el Rey para dar ejemplo a la ciudadanía renuncie a su aforamiento y a su blindaje jurídico y constitucional para que se someta con todas las consecuencias a una investigación fiscal.

Que el parlamento estudie encauzar a Juan Carlos I por alta traición si finalmente encanja el hecho de mantener cuentas secretas en el extranjero sin declarar a la Hacienda española como merecedor de la activación de este procedimiento.

 

Homenaje a la bandera republicana

III República

El pasado Domingo 14 de Abril, en la celebración del 82º Aniversario de la proclamación de la II República en España, miembros de nuestro Ateneo participaron en la Plaza de Mariana Pineda de Granada, con el resto de organizaciones políticas y sociales que aparecen en el cartel que se muestra a continuación, en un acto de homenaje a la bandera republicana seguido también de un homenaje más que merecido a la memoria, trayectoria republicana y al compromiso social y político de nuestro añorado compañero Antonio Ferrero Fort.

 

Juan Pinilla. Un cantaor contra el olvido

III República

Fernando Valverde

El 11 de abril de 1938, en el frente de Teruel, con el anonimato de lo que se convierte en cotidiano, moría Corruco de Algeciras, un payo que había realizado una brillante carrera en el mundo del flamenco. Tenía solo 28 años y había cantado a la libertad como muchos otros artistas a los que esperó la muerte o el exilio. El cantaor Juan Pinilla (Huétor-Tájar, Granada, 1983) se ha empeñado en arrancar del olvido algunos de aquellos nombres.

 

La imputación de la infanta y la historia de las buenas y malas noticias

III República

Rosa María Artal

La imputación de una infanta en un caso penal, de la hija de un jefe de Estado con las características excepcionales que acompañan a la monarquía, es asunto alarmante en cualquier país del mundo. Pero no deja de ser lo lógico si hay indicios. Máxime cuando han desfilado ante la Justicia todos los miembros de la junta directiva del instituto investigado por

 

La Alegría que viene

III República

Antonio Romero Ruiz

El modelo alumbrado por la transición y representado por la Constitución de 1978 está agotado. La fractura y el divorcio con la sociedad española de hoy es un hecho, la deriva hacia una Monarquía sostenida con un bipartidismo instalado a lomos de una Ley Electoral fraudulenta e injusta y una corrupción que infecta desde la corona y el partido del Gobierno a las instituciones del Estado, incluyendo Concejales Delegados de Urbanismo de Ayuntamientos remotos ha dado la puntilla a este régimen.

 

El punto final

III República

El Noi del Sucre

La historia  contemporánea de España nos desvela cómo a lo largo de este periodo histórico  ha habido dos puntos en los que el régimen monárquico ha sido abolido y substituido por el sistema republicano como modelo de organización y administración del Estado.

 

Al Duque Empalmado (Iñaqui Urdangarin)

III República

Antonio Romero Ruiz

El Duque Empalmado. En tema de erecciones al parecer anda usted bien, en ética y honestidad está suspendido. Usted forma parte de la familia real y desde ahí ha montado una trama para malversar y saquear fondos públicos y privados.

Estimados ciudadanos, estimadas ciudadanas:

 
Más artículos...

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...