La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 71 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



III República

“¿Qué es un Rey para ti?” o cómo la propaganda de la monarquía se cuela en las escuelas

III República

Santos Martín. “¿Qué es un Rey para ti?”. Este es el nombre del conocido concurso infantil que hace unos días ha convocado la Fundación Institucional Española (FIES) con el patrocinio de la empresa de telefonía Orange y la colaboración servil de las consejerías y direcciones provinciales de Educación. Desde las instituciones públicas se promociona diligentemente la iniciativa en colegios e institutos de toda España, donde se anima a participar a alumnos de 3º de educación primaria a 2º de secundaria.

 

El PP quiere una partida extra para pagar a Juan Carlos I la "jubilación de oro que se merece"

III República

Kaos. El PP ha rechazado los recortes a las partidas presupuestarias de la Casa del Rey planteados por Izquierda Plural, UPyD, ERC y el BNG durante la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2015 y ha dicho que, más que recortar, habría que ampliar el dinero destinado a la Jefatura del Estado y que, en concreto, debería habilitarse una cantidad "especial" para dar a don Juan Carlos y doña Sofía la "jubilación de oro que se merecen".

 

Columna Mieres-Oviedo

III República

José Luis Martín Puga. Este es el video resumen del recorrido de la Columna Mieres-Oviedo, que con otras muchas que partieron de Langreo, Gijón, Pola de Siero, etc... participaron en las Marchas por la Dignidad que el 24 de octubre pasado, congregaron a miles de personas llegadas desde toda la geografía nacional, para protestar contra los indignos, despilfarradores y anacrónicos Premios Principe de Asturias.

 

Podemos versus República

III República

Benito Sacaluga. El verbo poder da para mucho, más aún si nos metemos en el terreno de la política. En cualquier mitin electoral nunca falta la expresión “nosotros podemos”, el aspirante a líder se integra así en el colectivo electoral, una maniobra hábil que enardece a las masas pero que esconde la realidad de lo que el orador quiere transmitir, que no es otra cosa que: “Si me votáis yo puedo”. Otras veces se quiere referir a su equipo, a su partido, queriendo decir que son capaces de llevar a cabo aquello que sus posibles votantes desean.

 

La republicanofobia

III República

Isaac Rosa. Después de años repitiendo que en España no había una mayoría de monárquicos, sino de juancarlistas, ahora que el rey se va descubrimos que no, que el juancarlismo no era para tanto: que lo que de verdad hay aquí son republicanófobos.

 

Carisma, lacismo, república

III República

Santiago Alba Rico. La única justificación posible para reconocer la existencia de un rey es que haya sido elegido por Dios. De hecho, mientras Dios existió era él quien los escogía. El famoso pasaje bíblico de Samuel ante Saúl es el que inspira toda una tradición de poder intangible y absoluto asociado a la institución monárquica: el profeta unge la frente del elegido marcando así el carácter sobrenatural de su autoridad temporal. Esa unción de aceite -crisma- es lo que en griego se llama “carisma”, término del que deriva también la palabra Cristo. El rey es el ungido, el escogido en una ceremonia teiscitaria (en oposición a plebiscito) que es, por tanto,

 

"Estoy seguro de que a Juan Carlos de Borbón le han garantizado que seguirá siendo inimputable". Julio Anguita

III República

Alejandro López de Miguel. El excoordinador federal de IU ve en la jugada del monarca un movimiento auspiciado por el poder económico que gobierna el país para reforzarse, y asegura que con la abdicación no llegará la III República. "El movimiento republicano tiene que llegar al acuerdo de qué república quiere, sin mirar permanentemente atrás".

Aunque Rajoy llame a la calma, la abdicación del rey ya ha sacado a cientos de miles de personas a las calles para exigir la celebración de un referéndum monarquía-república, además de provocar un importante revuelo mediático.

 
Más artículos...

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...