El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 71 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



Los últimos cartuchos contra Podemos

Lo llaman democracia

Juan Carlos Monedero. Decía mi abuela que cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba pero el tonto sigue. Y ahí siguen, demonizando a Podemos. Sin ideas, las amenazas fungen como programa político. Como los bárbaros del poema de Kavafis, insultar a Podemos es una solución a la ineptitud de un gobierno que tiene a España mucho peor de como la encontró. Y mira que Zapatero la dejó hecha unos zorros y entregada a los mandatos imperativos de la Troika. Dijimos en su momento que el PP no era una alternativa creible.Era la cruz de una moneda trucada.

Pero cuando te han educado en la medicina A o la medicina B, dejar de medicarte cuesta, pese a que te des cuenta de que ambas te generan profundos efectos secundarios. El bipartidismo entre el PSOE y el PP es el placebo de un paciente que sólo se va a curar cuando vuelva a confiar en sus propias fuerzas.

Podemos no viene de la nada. Es tan evidente que da reparo repetirlo. Lo que ocurre es que, borrachos de sus diferentes impunidades -académicas, políticas, mediáticas, económicas- los puntales del régimen no lo vieron venir. Ahora se mezcla el bochorno de su ceguera,  la ira ante su soberbia humillada y el miedo a no poder controlar a una formación política que no debe favores a nadie, que está determinada a gobernar y a pedir cuentas por todos los desperfectos. Mal asunto para los que han gobernado España con impunidad (y tribunales de cuentas y de cuentos poblados de amiguetes) que surja una formación que no debe dinero a ningún banco, que no tiene contratos con las multinacionales, que no necesita sobres ni sobresueldos y que cuenta con una enorme simpatía popular que le permite financiarse simplemente apelando a la responsabilidad democrática de la gente. Por eso las acusaciones poco creíbles de que Podemos es ETA (como el 15M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, las defensoras del derecho al aborto, los escraches, Madina, Zapatero, rodear el Congreso, etc.) pese a sus mil condenas de la violencia, o que se financia por un gobierno extranjero. Por cierto, que hay que ser muy sinvergüenza para jugar con el dolor de las víctimas reales y equiparar cualquier amenaza política con los crímenes de ETA. Y hay que ser muy imbécil para ignorar que financiarse un partido por un gobierno extranjero es un delito que ya habrían solventado los tribunales. Se les han gastado los cartuchos.

Entonces viene lo que les resta. Lo que ha hecho históricamente la derecha: amenazar con medidas de fuerza. John Müller, periodista económico que hasta hace poco era Director Adjunto del diario El Mundo (qué papelón está haciendo El Mundo en esta fase final del régimen del 78) ha señalado recientemente como posible salida para España el guión que ya le escribieran a Pinochet para el Chile de Allende (quizá le ha traicionado a Müller su origen chileno). A cualquier demócrata le resuenan las palabras de Kissinger en junio de 1970 (las elecciones que darían la victoria al Frente Popular serían en septiembre) justificando un golpe de Estado contra Allende: “Yo no veo por qué debemos quedarnos indiferentes, mientras un país cae en el comunismo por culpa de la irresponsabilidad de su pueblo”. En una entrevista a LibertadDigital promocionando, como no, un libro oportunista sobre Podemos, repite que  “si mañana los españoles enloquecen y le dan la mayoría a Podemos tenemos que irnos del país o luchar o lo que sea”. Y, como no puede ser de otra manera, insiste en que argumentamos, dice, como ETA. Vamos, que somos igual que ETA. Y ya está todo servido. ¿Otra vez escuadrones de la muerte? Temprano empieza a madrugar la madrugada. ¿Pero tiene algo en la cabeza toda esta gente?

Debieran saber que todos aprendemos del pasado. Y que aquí ya hay mucho pueblo apoyando a Podemos. Que los que estamos construyendo patria somos nosotros. Dejen de jugar con fuego. Dejen de sembrar miedo, de amenazar, de insultar. Aunque les cueste, acepten que la democracia implica también perder. Y sepan de una vez por todas que estas amenazas, además de un delito, son una enorme estupidez. Los ataques a Podemos demuestras una degradación de la política española que para encontrarla hay que cambiar de siglo y caminar hacia atrás unos cuantos decenios. Aunque quizá, como una señal más de esa degradación, sea sólo propaganda de baratillo para vender algún libro más. En el cierre del régimen todo se repite como sainete.

 

Fuente: http://www.comiendotierra.es/

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

artículos relacionados

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...