La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 58 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



Opinión Actualidad

Comunismo costumbrista

Opinión Actualidad

Daniel Bernabé. Un grupo de pobres avanza por una calle de una capital de provincia del norte de España montando un revuelo considerable. Pobres de toda la vida, aquellos llamados menesterosos, que formaban parte del fresco de las calles en piedra, frío y blanco y negro. A saber, el trapero y su familia, tiznados y con los hierros de remover basuras, el ciego mendicante de iglesia, un gitano y el cojo, al que todos aclaman, que perdió la pierna en una guerra. La algarabía se debe a que les ha tocado la lotería, porque es Navidad y, a veces, los milagros suceden. Unas señoras de la alta sociedad, mientras que toman el café, les ven pasar y horrorizadas comentan:

 

Podemos e IU: hacer posible lo que parecía imposible

Opinión Actualidad

Para Alberto y Pablo: la valentía de la lucidez y el coraje de la inteligencia

Manolo Monereo. La política siempre tiene algo de terrible, de dureza extrema y de carencia de piedad. Se gana o se pierde y, en medio, no hay casi nada. La figura de Pedro Sánchez es, en muchos sentidos, típica de una Europa en proceso ya muy avanzado de norteamericanización de la vida pública y privada. Mejor dicho, norteamericanización en el centro y latinoamericanización en el sur. El candidato y secretario general del PSOE es el político de hoy, ligero de ideología, de valores débiles y de propuestas que buscan una especie de punto medio entre la izquierda de la derecha y la derecha de la izquierda.

 

Podemos a mitad de camino

Iñigo Errejón. Pese a todas las maniobras de desgaste, los insultos, la campaña del miedo, los errores propios y las zancadillas, una fuerza que desafía claramente a los poderosos obtuvo el 20D 5 millones y el 21% de los votos

1. El discurso no es ropaje sino terreno de combate

Hace algunas semanas me encontraba en un supermercado y se acercaron a hablar conmigo, por separado, dos trabajadores del mismo. La primera, dándome ánimos, me pidió, "para cuando estuviéramos arriba", que no nos olvidásemos de los derechos de los animales, sobre cuya legislación tenía un profundo conocimiento.

 

El relato del éxito

Opinión Actualidad

Daniel Bernabé. Hace unas semanas acabé de leer El tiempo amarillo, el libro sobre la vida de Fernando Fernán Gómez escrito por él mismo. Sus años fueron los años del S.XX en este país, una época de mediocridad con destellos de genio, un sitio donde el frío sólo se vencía en conversaciones con amigos, un lugar donde la opacidad creó demasiadas sombras en los muros.

Su narración no era la de un santo, sino la de un hombre, con todas las dudas, errores y caídas que nuestra naturaleza falible nos empuja a tener.

 

La trama: un psico-social interminable sobre Podemos

Opinión Actualidad

Manolo Monereo. Para Alfredo Serrano, compañero. Nunca me ha convencido demasiado el término casta, básicamente por dos razones: el foco de atención se dirigía fundamentalmente a los privilegios de los políticos y no se tenía en cuenta las vinculaciones de éstos con los otros poderes de la sociedad capitalista. La clave, a mi juicio, está y estaba en el creciente poder del capital sobre la sociedad, sobre el Estado y sobre el conjunto de la clase política. Es la autonomía de la política, el poder de la democracia y, más allá, de la soberanía popular, lo que estaba y está en juego. Lo decisivo, lo he dicho muchas veces, en una sociedad capitalista madura es saber cómo mandan aquellos que no se presentan a las elecciones.

 
Más artículos...

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...