El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 72 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



La poética de la militancia. La militancia de los poetas

Opinión - Lucha social

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!
Rafael Alberti

Sofía Castañón | Francis Gil. Escribir una poética para explicar por qué, desde dónde se escribe. Lo más parecido en el terreno ideológico a la pregunta de la prensa: “¿y cómo le dio a usted por meterse en política?”. Explicar lo que se hace, como si no se explicara por sí mismo. ¿Se puede no estar en política? Otra cosa es hacerlo conscientemente. Desde lo consciente, escribir. La poesía es una posición. La militancia es posicionarse. Y nosotras tenemos una posición social y nos posicionamos políticamente. Llevamos años cavando silenciosas trincheras con palabras de belleza infinita; lucha, dignidad y justicia. Del uso, podrían haberse vaciado. Quien primero comparó la belleza de alguien con una flor, acertó. Quien lo hace ahora nos parece casi imbécil. Recuperar palabras tantas veces dichas en contextos vacíos, empleadas para amparar lo contrario de la dignidad, lo contrario de la lucha y, desde luego, lo contrario de la justicia.

Pero seguimos en pie: frente a la mezquina realidad impuesta desde sus tristes mundos administrados, hemos tejido redes secretas de solidaridad, hemos constituido núcleos irradiadores de esperanza y bases de apoyo popular a un proyecto; recuperar la alegría de la lucha y la poética de la desobediencia. Hemos dicho muchas veces resistencia, porque militamos en la alegría de la lucha y en la belleza de la desobediencia. Militamos como respiramos. Militamos porque vivir implica dignidad y esperanza.

Lo escribe David Franco Monthiel: “Hemos venido para no hacernos los sordos, para golpear con la palabra”. Hemos construido un artefacto político que puede convertirse en el instrumento de verdadero cambio social. Como lo describiría la poeta Chantal Maillard, cuando habla del artefacto poético (la forma del poema) frente al insecto que lo habita (el poema en sí), tenemos la máquina de guerra política que desafía las lógicas del adversario y abre la posibilidad de un cambio real. Una máquina política de asedio democrático llamada PODEMOS, capaz de aglutinar multitud de subjetividades, de articular los deseos… y ganar, golpe a golpe y verso a verso, la libertad. Pero nada de esto obtendrá su sentido si el artefacto -bien armado y eficaz- carece del poema, carece de la certeza y la voluntad de cambio. Esa manera de mirar, mezcla de conocer la resistencia y tener hambre de horizonte.

Somos un movimiento popular que no quiere perderse en rodeos del discurso, que entendemos que no es de recibo una lengua gremial cuando de lo que se habla es de decisiones que afectan a la vida de cuarenta y cinco millones de personas. La sociedad civil que salió a las calles diciendo “No hay pan para tanto chorizo”, “Me sobra mes a final de sueldo”. Somos rebeldes sin casa pero con causa. Movimiento popular que adopta la forma-Partido, como figura política, como medio, no como fin en si mismo, para recuperar la democracia y la soberanía popular. Somos “su” problema porque somos la evidencia de “su” fracaso. Y  claro que somos inevitables, porque somos pueblo.

No disociamos la palabra de la política, y no existe poesía que no se posicione. “La poesía no se vende, porque la poesía no se vende”. O, en palabras de William Ospina, “el arte celebra las cosas porque las ama, la publicidad celebra las cosas porque las quiere vender”. Los poderes fingen que lo ignoran, pero la memoria de nuestro pueblo es poesía y militancia, barricada y literatura, amor y política. No lo pierden de vista, y por eso se censura el ingenio y por eso se promueve la tristeza. Por eso nos quieren dar tan mal circo y meter a nuestros artistas en la cárcel. Pero desprecian el poder que tienen las voces que hablan claro, que no engañan, que convencen. Que no dictaminan, sino que ofrecen otras maneras de entender el mundo, otras formas de pensar.

En realidad ya hemos ganado. Esa es la paradoja política de Schrödinger a la que nos enfrentamos. ¿Hemos ganado? ¿Qué hemos ganado? “La verdad no está en un sueño, sino en muchos sueños”, apuntaba Pasolini. Y nosotras, ya lo hemos dicho muchas veces, nos tomamos muy en serio nuestros sueños. Pero la verdad es siempre provisional y concreta. Nada, nunca, volverá a ser igual que antes. Lo hicimos, les ganamos, pero… ¿Lo saben? No. Lo niegan, se niegan a asumirlo. Nuestros sueños ganaron, todo ha cambiado, pero todavía no lo vemos. Hemos ganado la calle y eso es ganar todo. Les hemos derrotado en el campo simbólico, en el espacio del imaginario de lo posible, ganamos el “Sí se puede” y ellos perdieron su coartada histórica, impusimos un campo semiótico donde no podían codificarnos, arrinconarnos y descartarnos. Hicimos poesía de la política convirtiendo su discurso en su contradicción. Nuestra estrategia política ha ejecutado la línea de comandos de la correlación de debilidades y operado sobre las superestructuras que instituyen las equivalencias de significantes que les sostenía como sujeto político hegemónico indisputado. También ahí perdieron cuando nos rebelamos.

Rebelarse es un impulso. Nos rebelamos instintivamente, irreflexivamente, ante la injusticia. Nos indignamos porque sentimos la injusticia de una forma física, enfermamos ante ella. Tenemos ese problema, vibramos, nos emocionamos, sentimos como propio el dolor ajeno. No es una cuestión teórica, no sólo, es una pulsión básica, una forma de ser, en el sentido del ser en-sí; militar en una causa, es indiferente cual, es una forma de estar en el mundo, de estar con el resto del mundo para algo más que para-sí. Vivimos en, por, para y con los demás. No hay ciencia en la sensación primaria del rechazo a la injusticia, hay ética, ontología y poesía. La política es para nosotras una forma poética, una forma de comunicación y comunidad que, como en los movimientos de vanguardia de principios del siglo XX, nos transforma personalmente, nos mejora en el interactuar con los demás para construir otra realidad, desde la diferencia.

No queremos celebrar el día de la poesía, realmente querríamos que la poesía ocupara los días, que fuera la figura política del cambio. Que rebelarse fuera sólo revelarse a los demás, mostrarse, dejarse ver, existir.

Y ahí los versos casi proféticos del final de País (Libros de la Herida) de Alberto Porlan: “derrotemos al último enemigo/ que por dentro nos vence:/ el miedo que tenemos a juntarnos/ porque nos conocemos”. Derrotamos a ese enemigo en mayo de 2011. Nos vimos, nos reconocimos, nos escuchamos y vimos todo lo que nos unía. Con cuidado y con fraternidad, comenzamos a construir y tejer redes, crear nudos. Nuestra sonrisa surge del encuentro, por eso esta sonrisa les molesta tanto, porque en ella asoma la fuerza que tenemos, nuestra poética de sabernos pueblo y de saber lo que queremos. Esa es la belleza de lo político; la sonrisa de un pueblo.

 

Sofía Castañón

Diputada por Asturies, integrante del Conseyu Ciudadano de Podemos Xixón

Francis Gil

Analista político. Unidad de Análisis Estratégico de Podemos

 

Fuente: http://blogs.publico.es/otrasmiradas/6199/la-poetica-de-la-militancia-la-militancia-de-los-poetas/

 

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...