La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 54 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...

Cultura

Maquiavelo frente a la gran pantalla. Cine y política

Libros

Begoña Piña. "Todo el cine es político", sentencia Costa Gavras de palabra y, por supuesto, con cada una de sus películas. Director de Z, una de las producciones emblemáticas del llamado ‘cine político', el cineasta observa, desde siempre, el mundo ideologizado y lo interpreta. El profesor de Ciencia Política Pablo Iglesias Turrión acude ahora a este artista, entre muchos otros, para hablar de las singulares relaciones que se han creado entre el territorio que él mejor maneja y el cine. Maquiavelo frente a la gran pantalla. Cine y política (Akal), su nuevo libro, estudia estas amistades y aspira a ser, en sus propias palabras, "una caja de herramientas que sirva para intervenir en el mundo en que vivimos".

 

El capitalismo en 10 lecciones

Libros

Ivan Gordillo. “Un libro imprescindible” anuncia el título del excelente prólogo de Manuel Garí y Nacho Álvarez. Ciertamente, el libro del economista Michel Husson, El capitalismo en 10 lecciones /1, es del todo necesario para quienes deseen iniciarse rigurosamente en la crítica marxista del capital. Husson consigue sintetizar en 10 capítulos los elementos fundamentales para entender y criticar el capitalismo, en un volumen de fácil lectura, pensado para el público general y acompañado de las agudas ilustraciones de Charb, sin las cuales el libro no sería igual de incisivo. La propuesta del economista marxista, de origen francés, es también una buena herramienta para activistas que quieran introducir-se en la crítica de la economía política.

 

¡Abajo el régimen!

Libros

Jorge Moruno. Pablo Iglesias y el Nega son conocidos por distintas razones pero por los mismos motivos: ambos ocupan un espacio de influencia en la esfera pública, uno presenta un programa y es tertuliano, el otro cantante de un grupo de música.

¡Abajo el régimen!, (Icaria Editorial) es un diálogo que encuentra a las dos polémicas figuras del profesor y presentador del programa La Tuerka y Fort apache, Pablo Iglesias y el Nega, cantante del grupo de rap Los Chicos del Maíz. Se trata sobre todo de una conversación entre la izquierda y para la izquierda. Dos personas que de una u otra manera han mantenido en el tiempo un vínculo cercano a una tradición política unida al PCE, aunque hoy ya no sea exactamente así. Entre la izquierda y para la izquierda desde la perspectiva de dos personas que no han vivido los tiempos convulsos de la transición, pero por eso mismo su lectura de la misma resulta ser más interesante.

 

Fracturas y crisis en Europa

Libros

Alberto Garzón Espinosa

“Fracturas y crisis en Europa”, de F. Luengo, N. Álvarez y J. Uxó, es un libro esencial. Lo es para comprender las transformaciones recientes del capitalismo europeo y los orígenes de la crisis económica, así como para esbozar las alternativas a las políticas de austeridad recomendadas por la troika. Se trata de un título extensamente documentado y que necesita ser estudiado detenidamente por su profundidad analítica y su alcance político.

 

Johnny Rotten + Stalin = Limonov

Libros

Quico Alsedo

Vivió de su mismísimo ano en Nueva York -puso el culo, no se escandalice, señora, todos lo hacemos de una forma u otra-. Pescó carpas en los estanques de París para poder comer.

Compadreó con verdaderos criminales, como Arkan y sus tigres, en la antigua Yugoslavia. Cumplió allí con la vieja ambición del surrealismo: disparar a una multitud y quedarse tan ancho.

 

De la nueva miseria. La Universidad en crisis y la nueva rebelión estudiantil

Libros

Santiago Alba Rico

De entre los muchos y buenos libros publicados sobre el tema en España (al hilo, por ejemplo, de las protestas contra Bolonia), quizás el menos coyuntural es el que ha publicado recientemente Akal en su colección Pensamiento Crítico: “De la nueva miseria. La Universidad en crisis y la nueva rebelión estudiantil”. Coordinado por Joseba Fernández, Miguel Urbán y Carlos Sevilla, es el menos coyuntural porque trata de ir más allá de las imprescindibles denuncias y de la ineludible defensa de “lo público” para abordar un análisis submarino, en la media duración, de las transformaciones sufridas por la institución universitaria desde los años 60 en el marco más amplio e insidioso de los desplazamientos “geológicos” del capitalismo: “el lento tránsito”, dirán los coordinadores en el primer capítulo, también obra suya, “de una universidad de las profesiones a una universidad del empleo-basura”.

 
Más artículos...

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • Qué enorme grandeza ser juez, fiscal y jurado. ¿Pa... leer +
  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...