La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 65 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



Izquierda

Odio a los indiferentes

Izquierda

11 de febrero de 1917

Antonio Gramsci. Odio a los indiferentes. Creo que vivir quiere decir tomar partido. Quien verdaderamente vive, no puede dejar de ser ciudadano y partisano. La indiferencia y la abulia son parasitismo, son bellaquería, no vida. Por eso odio a los indiferentes.

La indiferencia es el peso muerto de la historia. La indiferencia opera potentemente en la historia. Opera pasivamente, pero opera. Es la fatalidad; aquello con que no se puede contar. Tuerce programas, y arruina los planes mejor concebidos.

 

Las "rebeliones" de Diego Valderas

Izquierda

Pedro Pómez. Miren ustedes por dónde, tan pocas nueces para tanto ruido. Resulta que el hoy flamante vicepresidente de la Junta de Andalucía y ex coordinador de Izquierda Unida en la misma comunidad, Diego Valderas, llamó al pueblo andaluz a la "rebelión" contra el bipartidismo del PP y del PSOE para luego quedarse donde se ha quedado.

 

“Sí, se puede”… pero ¿qué es lo que se puede?

Izquierda

Miguel Romero

1. Se atribuye a Palmiro Togliatti la paternidad de la fórmula “partido de lucha y de gobierno”. La habría creado a comienzos de 1947, precisamente cuando los ministros del Partido Comunista Italiano (PCI), incluyendo él mismo, fueron cesados del gobierno italiano, una vez cumplido un papel determinante en el desarme de la resistencia partisana y en la relativa estabilización de la República italiana, dentro de la reconstrucción capitalista de Europa occidental tras la Segunda Guerra Mundial.

 

¿Qué laicismo necesita la izquierda?

Izquierda

Martí Caussa

El motivo de este texto es la convicción de que es necesario un debate sobre la alternativa al estado “no confesional” pactado durante la transición, y que para ello no basta una referencia general al Estado laico, presuponiendo que hay un único modelo del mismo, o que todo el mundo sabe a qué nos referimos.

 

Izquierda Unida en el Laberinto Andaluz

Izquierda

Toussaint Louventure. El pasado 3 de agosto se cumplieron 15 meses de la materialización del “Pacto por un gobierno de progreso en Andalucía”. En el Parlamento Andaluz se selló un pacto histórico por el cual se formaba un gobierno de coalición en la Junta de Andalucía entre la socialdemocracia (PSOE), encabezado por el anterior presidente de la Junta J.A. Griñán, y la llamada “izquierda trasformadora” representada por IU

 

¿Dónde están los verdes en IU?

Izquierda

Raúl Solís

La Junta (con la unanimidad de PSOE, PP e Izquierda Unida-Convocatoria por Andalucía-¡Los Verdes!) está dispuesta a convencernos de que el nuevo modelo productivo que necesita Andalucía es la minería, una vuelta al siglo XIX justificada en la insultante estrategia de la creación empleo. Todo vale si es para crear empleo, aunque nos mate.

 

Resumen de propuestas del Plan de IU para la creación de empleo

Izquierda

El objetivo de estas propuestas es crear empleo, no lograr un llamado Pacto de Estado.

Ese Pacto ya existe y está constituido en lo fundamental por la reforma del art. 135 de la Constitución, negociada por PP, PSOE, CiU y otras fuerzas de la derecha parlamentaria y aprobada sin refrendo popular, y la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, acordada por las mismas partes sin diferencias significativas. Ambas son causas determinantes de la situación actual y del escaso margen existente para implementar políticas de empleo.

 
Más artículos...

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...