La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 67 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



El juego terminó: ¿regeneración o ruptura democrática?

Izquierda

La democracia requiere que existan proyectos a los cuales uno pueda identificar y la convicción de que hay alternativas para las cuales vale la pena luchar.
Chantal Mouffe

Manolo Monereo. Estamos obligados a luchar por las palabras, luchar por los conceptos, re-significar, disputar el imaginario que se hace con palabras, que son palabras. Es el poder de todo poder, el poder de definir. Esto tiene que ver con términos como regeneración y ruptura democrática. Desde hace mucho nos parecieron términos complementarios. Regenerar la democracia significaba impulsar la ruptura democrática, el proyecto constituyente, la construcción de un nuevo proyecto de país.

Ahora parece que las cosas cambian, que puede haber regeneración democrática sin ruptura democrática. Es más, parecería que hay un espacio para la regeneración diferente del espacio para la ruptura.

El debate tiene mucha importancia y puede ser clave para el próximo futuro. Lo que se está realmente diciendo es que el tiempo para la ruptura democrática ya pasó y que ahora lo único que cabe es disputarnos lo que queda, los restos de una batalla que no se dio del todo y que, como siempre, nos invita a la restauración. Para decirlo con más claridad: la ruptura democrática no es posible y queda el pequeño espacio de regeneración, de cambios políticos que no pongan en cuestión el poder real de los que mandan y no se presentan a las elecciones. El paso ya se ha dado y es posible adivinar qué será el “nuevo consenso” para el después de las próximas elecciones, es decir, una regeneración-restauración que organice de nuevo un entendimiento estratégico entre los poderes económicos y la clase política.

El juego parece que termina. Conviene analizar lo que ha pasado. Desde el primer momento se veía que había un desajuste, una contradicción entre las aspiraciones de los poderes económicos y la clase política bipartidista que se había ido turnando en el gobierno del país. De los que mandan venía una directriz clara: gobierno de coalición frente a Podemos. Esto es tan evidente que casi no merece la pena seguir hablando de ello. Como suele ocurrir en las crisis de régimen, los ajustes entre la clase económica dominante y los partidos del régimen son más complicados, más difíciles, más “catastróficos”. El PP lo tenía y lo tiene claro: resistir es vencer. Rajoy sabía que por la correlación parlamentaria de fuerzas, el gobierno de coalición con el PSOE no sería posible y que tocaba aguantar y dejar que el tiempo pasara. No ha sido fácil. Rajoy ha sufrido ataques de todos los lados, pero sobre todo, de “su lado”, de las varias derechas y de una parte significativa de los aparatos del Estado. La apuesta del PP, a estas alturas, ya parece clara, comerle el terreno a Ciudadanos y movilizar el abstencionismo de derechas.

El PSOE ha vivido en una contradicción: cómo servir, a la vez, a los poderes fácticos dominantes y no dejar un vacío a su izquierda que pudiera terminar incrementando los votos de Podemos y, en menor medida, de IU. El PSOE, como el verdadero partido del régimen, sabe que la clave es el bipartidismo y que la viabilidad de éste se juega por la izquierda. El carácter conservador del bipartidismo se ve aquí con toda claridad. La derecha lo es de verdad y cada día más; la función del PSOE ha sido impedir que a su izquierda crezca una fuerza tan poderosa que se vea obligado a depender de ella. Por eso el PSOE nunca pacta con su izquierda y, si lo hace, es para integrarla, dividirla y colapsarla electoralmente. Sánchez, en condiciones nada fáciles, ha pretendido gobernar esta contradicción pactando con Ciudadanos y dando la sensación, vendiendo la imagen de que Podemos podría aceptarlo. A estas alturas queda claro que el juego estratégico diseñado por Ciudadanos y el PSOE tenía como objetivo demoler la figura de Pablo Iglesias y dividir a Podemos. En esto han estado hasta anteayer.

Ciudadanos ha cumplido el papel asignado por sus creadores: defender los intereses generales de los grupos de poder económicos y neutralizar por el centro derecha la influencia de Podemos. Ciudadanos tiene la misma dificultad, o parecida, que tiene el PSOE, sus pretensiones no se corresponden con los votos reales que tiene o que puede tener. Ambos partidos han gozado en estos meses de un inmenso apoyo mediático. Titulares y más titulares protagonizados por ellos y editorial tras editorial de casi todos los medios apoyando el acuerdo PSOE-Ciudadanos. Es más, hemos visto cosas increíbles que nos recordaban a los psico-sociales dominantes en América Latina: medios claramente beligerantes en la partida, encuestadoras al servicio de la línea editorial correspondiente, las cloacas del Estado funcionando a tope, con un Manos Sucias dispuesto a la denuncia o a la querella. La trama ha funcionado en todo su esplendor, pronto volverá a pasar al ataque y se verá con qué crudeza y con cuanta brutalidad.

Podemos ha intentado evitar la profecía autocumplida de los medios: romperse en el proceso de negociación. Se ha estado cerca, pero al final se consiguió evitar. Quizás, lo que más sorprende de Podemos es la firmeza de su suelo electoral; que ha sido erosionado, es evidente, pero después de meses y meses de ataques sistemáticos ha demostrado que tiene sólidos fundamentos sociales y que ha venido para quedarse. Se puede decir que el Podemos que emerge en este interregno electoral es más fuerte y, hasta cierto punto, más unido. Hay una cosa que queda muy clara, los medios ya no son tan fuertes como antes y no tienen, hoy por hoy, la capacidad para destruir a una fuerza como Podemos. La paradoja es muy visible: unos medios cada vez más dependientes de los grupos de poder económico y cada vez más uniformes no han servido para arruinar en el imaginario social a una fuerza emergente como Podemos.

Lo que viene ahora ya lo sabemos, una durísima campaña electoral. El PP va a demostrar el poder que todavía tiene en esta sociedad y que la corrupción no ha conseguido mellar a pesar de los titulares diarios y de su progresiva conversión en una máquina electoral corrupta. Las derechas siempre han tenido una visión patrimonial de la política y, para ellas, aprovecharse del botín del Estado es una vocación y un destino. El PSOE saldrá a jugársela en estas elecciones; pronto se dará cuenta de que los meses de gloria ya pasaron y que ahora se trata de convencer a los ciudadanos. Pedro Sánchez ha perdido su inocencia en este tiempo, tiene un programa real y público que es el programa firmado con Ciudadanos. Podrán hacer mil promesas, pero en el imaginario social y en el discurso político quedará fijado a la figura de Rivera. Es más, puede ocurrir que una parte del voto del PSOE haya sido convencido para votar a Ciudadanos.

Se debería evitar, para ir resumiendo, los falsos debates, oponiendo transversalidad a la ampliación de las alianzas políticas de Podemos. El objetivo de estas elecciones debería ser construir la alternativa a las derechas y a las políticas de las derechas, definiendo un proyecto en positivo, en positivo, de un nuevo país. Sobrepasar al PSOE nunca ha sido en sí una buena política, es una derivada, un resultado colateral de una política más general. La clave es definir un nuevo proyecto de país, polarizarse con la derecha económica y política, generando una nueva transversalidad que amplíe lo ya conseguido y que vaya más allá. Actualizar, aquí y ahora, la disyuntiva de una restauración que quiere ser regeneradora y una ruptura que quiere regenerar para cambiar.

Hay que hacer del futuro un problema político y convertir la campaña en un plebiscito a favor de otro país, de otra España más justa, democrático-federal y solidaria. Solo así, a mi juicio, se romperá con el bipartidismo, se quebrará el monopolio del PSOE en la izquierda y abriremos espacios en favor de la ruptura democrática.

 

Fuente: http://www.cuartopoder.es/cartaalamauta/2016/04/25/el-juego-termino-regeneracion-o-ruptura-democratica/371

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...