El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 74 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



Lo más lejos que una tv española puede llegar con Otegi

Imtermacional

Alberto Pradilla. Es posible que la entrevista de Jordi Évole a Arnaldo Otegi sea lo más lejos que una televisión española puede llegar en este asunto. No pretendo cuestionar la legitimidad del periodista para hacer las preguntas que considerase más convenientes. Faltaría más. Su forma de construir el relato reflejó el modo de abordar el conflicto vasco de la parte más «progre» de la sociedad española: el Estado pudo cometer «extralimitaciones» pero «no existe idea política que justifique la violencia». En el «Salvados» del domingo, el expreso político vasco se sometió a un nuevo juicio, en este caso mediático y centrado en hechos transcurridos hace al menos una década. Al menos, al ser en televisión, no iban a condenarle a otros seis años y medio de cárcel por su actividad política. Según la lógica de la práctica totalidad del espectro político español Otegi debería arrepentirse de todas sus palabras, acciones y omisiones durante 50 años de actividad de ETA. Ni siquiera basta asumir el dolor causado o reconocer que es necesaria una mayor empatía hacia quienes padecieron la violencia de la organización armada. Hay que arrodillarse y pedir clemencia, renunciando de paso a cualquier convicción política previa, que es el debate de fondo. Al mismo tiempo y de forma bastante cínica, basta que un concejal del PP aislado y posteriormente desautorizado por su propo partido admita la existencia de casos de tortura para exhonerar a todo un Estado, sus partidos, sus medios de comunicación y su opinión pública. Por cierto, que Arnaldo Otegi, secretario general de Sortu, recordó ayer haber sufrido la «bañera» en un cuartel de la Guardia Civil. ¿Alguien que se haya escandalizado por ello?

Como dice una amiga, la virtud de Évole es hacer las preguntas que haría el «cuñado-medio». Y eso fue lo que hizo, condicionado además por la presión de cientos de fiscales mediáticos que llegaron a desviar tanto el debate que, al otro lado del Ebro, solo se discutía sobre si el periodista era un campeón de la libertad por sentarse ante el malvado o si, por el contrario, había servido a sus pérfidos intereses por prestarle su micrófono. Convencidos ambos sectores políticos de la maldad intrínseca del líder independentista vasco, los partidos españoles hablaban sobre ellos mismos, no sobre el conflicto, el dolor, el futuro o las asignaturas pendientes.

La entrevista no daba mucho de sí. Más preocupado porque Otegi dijese cosas que era evidente que no iba a decir, Évole perdió la oportunidad de hacerle una entrevista distinta a la que le hubiese planteado el Fiscal General del Estado. Otros creen que fue el líder abertzale quien podía haber llegado más lejos en sus afirmaciones. Claro, que estos sectores son los que consideran que seis años y medio entre rejas son suficientes para que Otegi cambiase de opinión y les diese la razón, que ya llevaba muchos años manteniendo planteamientos equivocados.

Hablar sobre el pasado es indispensable para la resolución de un conflicto que ha generado tantísimo dolor. Pero si lo utilizamos como mazo para señalar las deudas del adversario mientras que somos indulgentes con las vulneraciones de los Derechos Humanos que se cometieron en nuestro nombre es muy difícil llegar a un escenario diferente. No se trata de poner sufrimientos en una balanza. Sí de mirar hacia atrás, asumir lo ocurrido entre todos y construir un futuro en el que no se repita y donde todos los proyectos políticos puedan ser desarrollados en igualdad de condiciones. Si el objetivo es ese, la entrevista fue decepcionante y mostró el abismo que separa a la sociedad vasca de sus vecinos del sur. Aunque, por desgracia, es posible que el «Salvados» del domingo fuese lo más lejos que pueda ir una televisión española al abordar este asunto. Al menos por ahora.

 

Fuente: http://www.naiz.eus/eu/blogs/cocodrilosebro/posts/lo-mas-lejos-que-una-television-espanola-puede-llegar-con-otegi

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...