El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 74 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



Enhorabuena, Amancio

Imtermacional

Antón Losada. Lo has conseguido. Hay que felicitarte. Me rindo ante ti. No lo hago porque ya seas el hombre más rico del mundo, tu patrimonio duplique y triplique al de no sé cuantos países y pertenezcas a ese selecto club del uno por ciento de la humanidad que acumula más de la mitad de la riqueza mundial. Ni me alegra ni me deja de alegrar. Me pasa un poco lo que a Mariano Rajoy con Aznar, que ni coincide ni deja de coincidir. Te felicitaría con más entusiasmo si nos hubieran desvelado que eras Batman. Eso sí que tiene mérito. A mi el dinero me gusta pero me aburre.

 

Tampoco te felicito por tu modelo de negocio. Fabricar barato a precios de miseria en países donde la miseria es mejor que nada para vender aún más barato no supone un gran invento, tampoco una novedad revolucionaria. Ya durante la Revolución Industrial se abarataba mucho el precio del carbón haciendo bajar a niños para ahorrarse túneles y galerías. Los talleres asfixiantes, las jornadas interminables y los salarios de subsistencia resultan un modelos muy viejo. Lo sabemos todos. Tú y los millones de clientes que compran esa ropa tan chula y tan bien de precio. La diferencia es que tú eres mas listo y le sacas más beneficio.

Tampoco te felicito por los puestos de trabajo que crean tus empresas y por los que según muchos deberíamos estar agradecidos. Los médicos, maestros o trabajadores de los servicios públicos han mejorado e incluso salvado miles de vidas y eso no nos ha impedido echar a la calle a más de trescientos mil durante estos últimos cinco años sin que nadie les diera las gracias; más bien todo lo contrario. La Ley es igual para todos, o eso dice la Constitución.

Tampoco te doy la enhorabuena por tu reciente iniciativa de donar varios millones de euros a la sanidad pública gallega para mejorar los servicios de oncología. Es sabido que a los ricos nos gusta más la caridad que pagar impuestos. La caridad tiene dueño, mejora tu imagen y hay que estarnos agradecidos; da clase. Los impuestos son anónimos, suponen una obligación que no mejora tu imagen y nadie te da las gracias; resultan algo muy burgués.

La razón de mis parabienes es puramente fiscal. Como a la inmensa mayoría de los autónomos y pequeños empresarios de este país me gustaría saber cómo te las arreglas para que Hacienda devuelva dinero a tus sociedades y tributen a una media del 5%. Sí, ya sé que la razón normalmente alegada es la doble tributación. Pero me cuesta creer que muchos de los países donde trabajas, tan corruptos y laxos en su legislación laboral o industrial, se muestren tan estrictos en materia fiscal.

Como a la inmensa mayoría de los trabajadores de este país me encantaría saber cómo consigues que tu tributación por patrimonio y renta personal no supere el quince por ciento, igual que lo logran los propietarios de los más de trescientos cincuenta mil millones de euros que circulan en España invertidos en toda suerte de artefactos financieros que sirven, fundamentalmente, para ahorrarse o evadir impuestos.

Por eso te felicito, Amancio. Por tu asesor fiscal. Es un crack. Un grande de verdad a la hora de manejarse en esa legislación fiscal tan comprensiva con las necesidades de la gente emprendedora como tú.

Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/Enhorabuena-Amancio_6_445215482.html

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...