La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 86 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...

Opinión

Rodrigo Rato, ese milagro español

Opinión Actualidad

Ignacio Escolar. José María Aznar le definió como "el mejor ministro de Economía de la democracia". Yo le definiría como un grandísimo caradura, como un enorme jeta y un presunto delincuente. Rodrigo Rato y su señorito Aznar presumían de ser los artífices del "milagro español". El verdadero milagro es otro: que Rato aún no esté en prisión. Y también que un incompetente como él colase durante tanto tiempo como gran economista y mejor gestor.

 

Y el dios de Rajoy nos trajo el ébola

Opinión Actualidad

Aníbal Malvar. Resulta que, según algunas nada disparatadas estimaciones, unos 800.000 jóvenes españoles con estudios superiores han tenido que emigrar de España y el virus del ébola se acaba de instalar en nuestro país. Yo quizá peque de un poco paranoico, pero no puedo evitar el relacionar ambos hechos. Incluso remitiéndome a las cifras. El ébola entró en España por la decisión gubernamental de traerse de África a dos curitas ancianos pertenecientes a la orden de los Hospitalarios de San Juan de Dios, congregación religiosa multimillonaria con no escaso ánimo de lucro.

 

Las prohibiciones no educan

Javier Millán Mainar. Hoy no he cruzado el semáforo en rojo y no ha sido por que circularan vehículos por la calzada. La razón se debe a que a mi lado, había esperando, para pasar, una madre con sus dos hijos pequeños y mi intención era, con esta conducta, colaborar en la educación de esos niños.

Usted puede pensar “¿Qué tiene que ver esto con la educación?”. Ciertamente se puede creer que la labor educativa es exclusiva de la escuela y la familia, pero siento discrepar enérgicamente con esta idea.

 

Pucherazo electoral del Partido Popular

Lo llaman democracia

Alberto Garzón. Todo parece indicar, según revela la prensa, que el Partido Popular está dispuesto a modificar en solitario la ley electoral municipal. El objetivo inmediato parece obvio: tratar de garantizar el mantenimiento de los gobiernos municipales.

 

El gobierno del PP con ayuda del PSOE ilegalizaron ideas

Lo llaman democracia

Antonio Romero. Arnaldo Otegi en la próxima semana cumplirá cuatro años de prisión. Otegi fue condenado a diez años de cárcel por la Audiencia Nacional que luego el Tribunal Supremo rebajaría a seis.

 

Los enemigos de la paz

Lo llaman democracia

Arnaldo Otegi. En el año 1986 el entonces presidente de la URRS Mikhail Gorvachov planteó una audaz propuesta de desarme que hizo publica el 15 de Enero de aquel mismo año. Aquella propuesta rompía con la lógica de la guerra fría e incomodo enormemente a las elites dominantes de los Estados Capitalistas.

 

Los últimos cartuchos contra Podemos

Lo llaman democracia

Juan Carlos Monedero. Decía mi abuela que cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba pero el tonto sigue. Y ahí siguen, demonizando a Podemos. Sin ideas, las amenazas fungen como programa político. Como los bárbaros del poema de Kavafis, insultar a Podemos es una solución a la ineptitud de un gobierno que tiene a España mucho peor de como la encontró. Y mira que Zapatero la dejó hecha unos zorros y entregada a los mandatos imperativos de la Troika. Dijimos en su momento que el PP no era una alternativa creible.Era la cruz de una moneda trucada.

 
Más artículos...

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • Qué enorme grandeza ser juez, fiscal y jurado. ¿Pa... leer +
  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...