La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 82 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...

Opinión

¿Saben pescar los andaluces y los griegos?

Opinión Actualidad

Alberto Garzón. Demasiadas veces escuchamos argumentos que insinúan que la causa de la pobreza y del desempleo es la pereza de los trabajadores. Lo vemos habitualmente con Grecia, con España, con los países de África o con la misma Andalucía. Esos análisis están impregnados del liberalismo más clasista y son tan simples como falsos.

 

La ciudadela teme a los "nuevos bárbaros"

Lo llaman democracia

Suso de Toro. ¡Gran novedad! ¡Gran pacto de Estado “contra el yihaidismo”! ¡Y uno de los firmantes dice que lo firma pero que lo va a recurrir! La política reinante no soluciona problemas, los crea, pero no deja de sorprender y hay a quien le divierte.

El pacto es perfectamente innecesario para lo que se reclama, pues el estado ya tiene instrumentos para controlar ese terrorismo, otra cosa es la capacidad o falta de ella de los responsables de la seguridad, así que hay que entender que la clave está en la fotografía de Mariano Rajoy, presidente de Gobierno, con Pedro Sánchez, que ocupa el lugar de “jefe de la oposición”.

 

Susana Díaz: Simplemente hipócrita.

Opinión Actualidad

Antonio Martín Puga. Conforme a su prerrogativa presidencial de disolver el Parlamento y convocar Elecciones, Dª Susana Díaz Pacheco, ha tenido a bien convocar a los andaluces el próximo día 22 de Marzo a Elecciones para elegir un nuevo Parlamento Andaluz que, a su vez, elegirá nuevo Presidente de la Junta de Andalucía. Pues nada, mandan votar.

Por coherencia democrática siempre me ha parecido una aberración política que en esta España y Andalucía nuestra, un Presidente que es nombrado por el Parlamento tenga facultad para disolver el mismo.

 

Je suis basque

Lo llaman democracia

Jaume Asens. La amplia operación de la Guardia Civil contra la práctica totalidad del colectivo de abogados de los presos de ETA produce una cierta sensación de fatiga histórica. Sitúa en primer plano, otra vez, los efectos de la política antiterrorista del pasado en un momento en que la banda ha cesado definitivamente su actividad armada. A los doce abogados detenidos no se les achaca haber cometido ningún atentado sino formar parte del «frente de macos» -o cárceles- de una organización en vías de disolución.

 

Podemos e Izquierda Unida: el partido orgánico de la revolución democrática

Lucha social

Manolo Monereo. Que se está construyendo acelerada y sistemáticamente el partido antiPodemos no hay ninguna duda. Basta mirar los medios de comunicación y se verá con mucha claridad que todo está ya permitido. Se trata de confundir, desviar y convertir a esta fuerza política en algo contrario a lo que es. La idea que hay detrás es simple: todos somos iguales, es decir, todos robamos, nos aprovechamos de los bienes públicos y nos corrompemos en el ejercicio de nuestras responsabilidades. El asunto es tan evidente que se persigue y se pone bajo sospecha a otras personas que, estando en IU, defienden la convergencia con Podemos. Los casos de Tania Sánchez y Alberto Garzón son muy conocidos.

 

La agenda personal de Susana Díaz.

Opinión Actualidad

Antonio Romero. Susana Díaz ha impuesto su agenda personal, es decir, el calendario que le interesa, que le viene bien a sus intereses políticos personales. De ninguna forma esta decisión de adelantar las elecciones está motivada por el interés general de Andalucía, es una convocatoria pensando en Pedro Sánchez, es decir, en la pugna que mantiene con el actual Secretario General por el liderazgo del PSOE y ha medido los tiempos con la pregunta egoísta de ¿qué hay de lo mío?. El argumento de que se avecinaba una época política de inestabilidad no puede sostenerse cuando la recta final de la legislatura estaba garantizada presupuestariamente y esa garantía de la estabilidad la daba el cumplimiento del pacto de gobierno con Izquierda Unida.

 

Conciencia de clase arrebatada

Lucha social

Antonio Maestre. “La izquierda debe olvidar el discurso de clases”. Son palabras de Juan Moscoso, diputado del PSOE y miembro de la Ejecutiva Federal, en una entrevista en el diario El País, el pasado 6 de abril. La argumentación que esgrimía para defender esta posición se basa en que la sociedad ha perdido su conciencia de clase, en que la gente abandona su sentimiento de pertenencia a un grupo, y que las clases sociales ya no existen tal y como las conocíamos.

La posición del diputado “socialista” es negar la lucha de clases y analizar la evidente pérdida de conciencia de clase como si fuera un factor elegido por los trabajadores,

 
Más artículos...

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • Qué enorme grandeza ser juez, fiscal y jurado. ¿Pa... leer +
  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...