La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 53 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



Estatutos

ESTATUTOS DEL ATENEO REPUBLICANO DE LA ALPUJARRA

CAPÍTULO I DENOMINACIÓN, FINES, DOMICILIO, ÁMBITO.

Artículo 1.-         Nombre.-

De conformidad con el marco normativo que le es de Aplicación (Ley Orgánica 1/2002 del Derecho de Asociación y Ley 4/2006 de Asociaciones de Andalucía), Se constituye el denominado ATENEO REPUBLICANO DE LA ALPUJARRA como Asociación de interés general, con personalidad jurídica Propia y plena capacidad de obrar.

 

Artículo 2.-         Independencia ideológica.-

Esta Asociación se declara independiente de cualquier Ideología, tanto sea de partido político como de confesión Religiosa.

 

Artículo 3.-         Objeto.-

La defensa del desarrollo cultural de sus asociados, tendiendo siempre a la propagación del republicanismo marco de libertad y como algo indispensable para alcanza alcanzar un ideal de cívica convivencia, base para actuaciones democráticas. Con estas miras, sus fines concretos serán:

a.- Celebración de actos sociales, culturales y artísticos.

b.- Organizar conferencias, debates y certámenes.

c.- Creación de bibliotecas.

d.- Organizar trabajos de estudios e investigación.

e.- Editar en forma de publicaciones los trabajos resultantes de las actuaciones que se citan en los puntos anteriores.

f.- Organizar y participar en la conmemoración de fechas señaladas en la historia del republicanismo y en la lucha del hombre por la defensa de sus libertades.

g.- Relacionarse con Ateneos o Asociaciones de igual naturaleza que existan en el ámbito del Estado, pudiendo llegar a constituirse con un nexo federativo.

h.- Cualquier otro no citado anteriormente pero que esté en la línea del espíritu que emana de los presentes Estatutos.

 

Artículo 4.-         Domicilio social.-

Queda fijado en C/La Jarea nº 76, 18470-Válor (Granada), pudiéndose ser trasladado a cualquier otra localidad de la comarca.

 

Artículo 5.-         Delegaciones.-

Podrán se abiertos locales como Delegación en otras localidades de la comarca o provincia. En los dos casos anteriores, las modificaciones domiciliarias deberán ser acordadas por la Asamblea, tras propuesta hecha por la Junta Directiva.

 

Artículo 5.-         Ámbito.-

El ámbito de actuación se corresponderá con el de la Alpujarra tanto granadina como Almeriense, si bien podría llevar a cabo en otros territorios actividades conjuntas con ateneos o asociaciones de esos ámbitos y semejante naturaleza.

 

CAPÍTULO II COMPOSICIÓN, SOCIOS, INGRESO, SEPARACIÓN.

Artículo 6.-         Composición.-

El Ateneo Republicano de la Alpujarra está formado por sus asociados, que podrán ser: fundadores, numerarios y honorarios.

 

Artículo 7.-         Socios fundadores.-

Tienen tal condición aquellos socios numerarios que han firmado el Acta Fundacional y que, como tal, encabezan el Libro de Registro.

 

Artículo 8.-         Socios numerarios.-

Lo son todos aquellos que sintiéndose unidos al ideario que refleja el Capítulo I de estos Estatutos, han solicitado libremente su afiliación y ésta les ha sido aceptada.

 

Artículo 9.-         Socios honorarios.

Son aquellos que por sus méritos relevantes o por su labor en defensa del ideario del Ateneo, han sido designados por la Asamblea General. Están exentos de pago de la cuota de asociados y su número no podrá exceder del 4% del total de socios numerarios.

 

Artículo 10.-        Régimen de ingreso.

Las personas a que se refiere el primer párrafo del art. 8, que se comprometan a respetar los Estatutos asociativos podrán hacerlo cubriendo y firmando la solicitud de inscripción. La admisión es facultad de la Junta directiva, que decidirá en el plazo de quince días, informando al solicitante.

 

Artículo 11.         Derecho de los asociados.

Todos los socios tendrán igualdad de derecho desde que, en el momento de su admisión, se les haya entregado el carné acreditativo de tal condición y estén al corriente en el pago de cuotas. En consecuencia, el socio tendrá derecho para:

a.- Asistir a las asambleas con voz y con voto, siendo electo y elegible.

b.- Ocupar los cargos para los que sean elegidos.

c.- Disponer de los servicios y beneficios que el Ateneo pueda facilitarles.

d.- Participar en las actividades comunes y beneficiarse de sus resultados.

e.- Fiscalizar las cuentas de la Asociación.

f.- Recibir la información oportuna.

g.- Hacer sugerencias e iniciativas a la Junta Directiva y elevar propuestas para debate en la Asamblea General

h.- En general, intervenir en todo aquello que pueda suponer desarrollo y mejora del Ateneo.

 

Artículo 12.-        Obligaciones de los asociados.-

Son las que se detallan a continuación:

a.-  Satisfacer las cuotas periódicas establecidas.

b.-  Observar una conducta acorde con los Estatutos y con los reglamentos que en el futuro sean aprobados por la Asamblea General.

c.-  Colaborar con el Ateneo, prestando la asistencia posible en pro del interés común de los asociados.

d.-  Informar de forma diligente a la Junta Directiva de los asuntos en que ésta pudiera intervenir.

e.-  Procurar la más estrecha unión entre los socios y la ciudadanía.

g.-  No realizar, de modo individual, actuación alguna que sea análoga a las que ejerce el Ateneo, en beneficio común o en nombre del mismo, sin saberlo y dar su previa conformidad la Junta Directiva.

 

Artículo 13.-        Separación de asociados.-

. Se perderá la condición de socio por alguna de las siguientes causas:

a.-  Falta de pago de dos cutas trimestrales seguidas, una vez informada la Junta Directiva y luego que ésta haya requerido al socio de un modo fehaciente.

b.-  Por baja voluntaria comunicada por el socio con un mes de antelación.

c.-  A propuesta razonada de la Junta Directiva, una vez oído el interesado.

Salvo en el caso de baja voluntaria, la separación de asociados es algo a decidir por la Asamblea General Extraordinaria.

El socio que cause baja por cualquier motivo, no tendrá derecho a indemnización o retorno de sus aportaciones a la Asociación.

 

CAPÍTULO III ÓRGANOS DE GOBIERNO Y CONTROL.

Artículo 14.-        La Asamblea General.-

Le corresponde la plena soberanía de la Asociación. Está formada por la totalidad de los asociados y, en su defecto, estará constituida (quorum) cuando se encuentren presente la mitad más uno de ellos y así podrá iniciarse el primer llamamiento o convocatoria. Para la segunda convocatoria será suficiente cualquier número de asociados comparecientes.

La convocatoria escrita será firmada por el Presidente, tras acuerdo de la Junta Directiva. En ella se dará traslado del temario u orden del día de asuntos a tratar, del local y día de celebración, así como las horas para la primera y segunda convocatorias, entre las que deberá mediar, por lo menos, un plazo de treinta minutos y se hará llegar a los socios por correo certificado con una antelación de 30 días.

Igualmente se informará a los convocados sobre el plazo de que disponen para presentar propuestas sobre el temario de la convocatoria o incluir temas nuevos.

Los acuerdos serán aprobados por mayoría simple (mitad más uno de los presentes), salvo en el caso de algunos asuntos reservados a la Asamblea General Extraordinaria para los que se requiere el voto favorable de 3/5 de los asociados presentes.

 

Artículo 15.-        La Asamblea General Ordinaria.

Se celebrará anualmente, en el primer cuatrimestre de cada año natural y sus competencias son las siguientes:

Uno.-      Analizar, aprobando o no, la gestión de la Junta Directiva así como el balance –estado de cuentas del año natural anterior-, luego de conocer el informe de la Comisión de Censores de cuentas.

Dos.-     Analizar, aprobando o no, el proyecto de actividades y el presupuesto económico para el siguiente año.

Tres.-     Conocer listas de altas y bajas de socios que le Presente la Junta Directiva.

Cuatro.-  Elegir entre los Srs. Socios a los que van a Formar la Comisión Censora de Cuentas.

Cinco.-   Elegir entre los Srs. Socios a los que vayan a componer la Comisión de Estatutos. Los acuerdos serán aprobados por mayoría simple de los Presentes.

 

Artículo 16.-        La Asamblea general Extraordinaria.-

Se celebrará siempre que lo acuerde la Junta Directiva, o si lo piden, al menos, 3/5 de los asociados; petición que harán en escrito dirigido al Presidente y firmado por todos los peticionarios, comunicando el temario de los asuntos propuestos para ser sometidos a debate. El Presidente la convocará de acuerdo con lo que establece El párrafo dos del artículo 14. La Asamblea General Extraordinaria entenderá en los siguientes asuntos:

Uno.-       Elección de la Junta Directiva.

Dos.-       Aprobar los presentes Estatutos y cualquier ulterior modificación total o parcial de los mismos.

Tres.-       Adquisición y/o venta de bienes cuando su cuantía no sea superior a (¿)

Cuatro.-   Conocer y debatir los expedientes incoados a Srs. socios por faltas cometidas, llegando incluso a su expulsión si fuese decidida.

Cinco.-    Establecimiento de las cuotas ordinarias y extraordinarias a pagar por los Srs. Socios.

Seis.-       Nombramiento se Srs. Socios Honorarios.

Siete.-     Aprobar la contratación de asesores que le proponga la Junta Directiva.

Ocho.-     Disolución de la Asociación.

Cualquier otro que a Juicio de la Junta Directiva requiera este tratamiento.

Los acuerdos serán aprobados por mayoría simple (mitad más uno de los presentes) excepción hecha de los asuntos que se recogen en los números: Dos, Tres, Cuatro, Seis, Siete y Ocho, para los que se requerirá una mayoría de 3/5 (tres quintas partes).

 

Artículo 17.-         El Presidente.-

Por serlo a la vez de la Asamblea, es el máximo representante legal de la Asociación y en su nombre puede entablar demandas, firmar compromisos, designar abogados y procuradores con el otorgamiento de los correspondientes poderes notariales.

Autorizará con su firma las actas, certificaciones y cualquier otro documento que lo requiera. Cumplirá y hará que se cumplan los acuerdos de las asambleas. Es el responsable de las actuaciones de la Junta Directiva. Convoca y preside las reuniones, moderándolas, y decidiendo con su voto de calidad.

 

Artículo 19.-         El Vice-Presidente.-

Es el sustituto del Presidente en casos de ausencia de éste, o por delegación del Presidente en momentos puntuales o sobre asuntos concretos.

 

Artículo 20.-         El Secretario.-

Tiene a su cargo el funcionamiento administrativo de la Asociación, el archivo y la custodia de los libros oficiales y demás documentos; extenderá las convocatorias, redactará las actas y la memoria anual, además de dar cumplimiento a los acuerdos de Asamblea. Auxiliará al Presidente y Vice-Presidente en los cometidos que le encomienden, y de él dependerá el personal que pueda contratarse.

 

Artículo 21.-         El Tesorero.-

Tendrá bajo su custodia los fondos y valores de la Asociación, los libros oficiales de contabilidad, registros de asociados y otros libros auxiliares. Será quien se encargue de llevar a cabo las funciones de tipo fiscal o contable a que hubiere lugar. Hará los pagos que ordene el Presidente, tras acuerdo de la Junta Directiva, además de redactar balances, estados de cuentas y presupuestos para someter a la aprobación de la Asamblea.

 

Artículo 22.-          Los Vocales.-

Serán dos y colaborarán con los otros directivos en las tareas específicas de los cargos de éstos. Encabezarán áreas de trabajo o comisiones que se puedan crear entre los asociados y estarán a lo que disponga el Presidente.

 

Artículo 23.-          La elección de Junta Directiva.-

Se hará en candidaturas con listas cerradas en las que cada candidato a la Presidencia presentará la suya con los nombres de los

socios que le acompañan y cargo que pretende que cada uno desempeñe.

 

Artículo 24.-          Tiempo de mandato.-

La candidatura elegida lo será para un periodo de TRES años y sin límite de mandatos.

 

Artículo 25.-          Comisión de Censores de Cuentas.-

Su misión es hacer comprobación de balance y del estado de cuentas preparado por el Tesorero antes de que sea presentado a la aprobación de la Asamblea, pudiendo pedir la presentación de cualquier documento que ayude en su gestión.

La Comisión estará constituida por dos socios elegidos cada año entre los asistentes a la Asamblea y su trabajo se desarrollará con las cuentas que la Junta   

Directiva llevará a la Asamblea del año siguiente. Por parte del Tesorero se dará a la Comisión todas las facilidades para el buen fin de su trabajo.

El informe que emita la Comisión de Censores de Cuentas sobre el resultado de su trabajo, la Junta Directiva deberá unirlo, como documento final de la que aporta para someter a la aprobación por la Asamblea.

 

Artículo 26.-          Comisión de Estatutos.-

Ante la eventualidad de que la asamblea considere necesaria alguna modificación en los Estatutos en vigor, deberá nombrarse una Comisión encargada de este trabajo, que estará integrada por un mínimo de dos y un máximo de cuatro socios elegidos por la Asamblea, a los que el Secretario deberá prestar ayuda para facilitar su labor.

La Comisión deberá concluir su trabajo en el plazo fijado por la Asamblea.

 

CAPÍTULO IV RECURSOS ECONÓMICOS.

Artículo 27.-

Los medios económicos de la Asociación están constituidos por las cuotas de sus asociados y los bienes muebles e inmuebles, rentas, subvenciones, legados y cuantas aportaciones se puedan recibir y la Asociación acepte.

El Ateneo comenzó y continúa su funcionamiento sin Patrimonio fundacional alguno.

 

Artículo 28.-

La facultad de disponer del patrimonio de la Asociación corresponde a la Asamblea General; su administración, recae en la Junta Directiva, que lo hará de acuerdo con los presupuestos que la Asamblea apruebe.

Para la disponibilidad de fondos de las entidades financieras donde estén depositados, deberán tener firma reconocida el Presidente, el Vice-Presidente y el Tesorero, siendo necesarias dos de entre las tres Firmas citadas.

 

Artículo 29.-

Según el Artículo 16, apartado Cinco, corresponde a la Asamblea general fijar la cuantía y periodicidad de la cuota que abonan los asociados para el sostenimiento de la Asociación.

Actualmente está fijada en dieciocho (18) euros al trimestre para los socios numerarios, con la salvedad de que los estudiantes, parados, jubilados y pensionistas pagarán el cincuenta por ciento (50%). Los socios honorarios están exentos del pago de Cuota, según el artículo 9.

 

Artículo 30.-

A tenor de lo que dice el artículo 3º, apartado dos, nº 8 de la Ley de Asociaciones en vigor, se establece como límite máximo del presupuesto anual de la Asociación la cantidad de CIEN MIL PESETAS (601,00 euros). Esta cifra inicial podrá ser alterada Cuando se apruebe por la Asamblea General los presupuestos de futuros ejercicios, sin que ello suponga modificación formal de los Estatutos.

 

CAPÍTULO V REFORMA DE LOS ESTATUTOS. DISOLUCIÓN DE LA ASOCIACIÓN.

Artículo 31.-        Reforma de los Estatutos.-

Para la modificación de los Estatutos será necesario el acuerdo con votación favorable de 2/3 de los asistentes a la Asamblea General Extraordinaria convocada a tal fin, de acuerdo con lo que deja señalado el artículo 16, Dos.

 

Artículo 32.-        Disolución de la Asociación.-

El acuerdo deberá ser tomado en Asamblea General Extraordinaria con el voto a favor de 2/3 de los asociados presentes, designando una Comisión que tendrá la misión de llevar a cabo la liquidación del activo y el pasivo en el más breve plazo posible. Si al hacer la liquidación quedase remanente, este pasará a alguna entidad de carácter benéfico o cultural.

De todas maneras, no podrá ser disuelta la Asociación mientras deseen continuar en ella el 10% del total de asociados que tenga la Asociación en ese momento, sin que puedan influir los socios que lo fuero n en otra época.

 

DISPOSICIÓN TRANSITORIA.

Única.-

Teniendo en cuenta los peculiares fines que han dado lugar al nacimiento de esta Asociación, la Junta Directiva deberá procurar que entre los socios se mantenga viva la necesidad de hacer un permanente análisis de la situación social y política del Estado, así como de los cambios que en éste se puedan llegar a producir, cambios que pueden llevarnos a la necesidad de hacer modificaciones estatutarias.

 

 

 

 

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...