La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 54 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



En España se explota a los trabajadores

Economía

Alejandro Inurrieta. Esta aseveración, en España se explota a los trabajadores, podría ser el eslogan de grupos radicales de izquierda o sindicatos irresponsables que sólo buscan la confrontación con el capital. Sin embargo, la ha pronunciado el máximo dirigente de una cadena hoteles tan famosa como AC-Marriot. El líder espiritual de esta cadena es Antonio Catalán, un outsider fuera del rancio mundo de la CEOE y que, al menos de palabra, ha puesto de manifiesto alto y claro que en España se explota a un segmento de trabajadores del sector hotelero: las camareras de piso.

En España se explota a trabajadores en el sector hotelero, según el CEO de AC Hoteles

Los más ilusos pensábamos que la explotación laboral era cosa del pasado, de terribles tiranías (China) o países subdesarrollados, como Bangladesh o Vietnam, donde curiosamente cosen muestras prendas de vestir menores y otra fuerza laboral explotada, y que compramos alegremente en cadenas como Zara celebrando el maravilloso Black Friday. Como advierten diariamente los defensores de este modelo, estarían mucho peor si no tuviesen esta oportunidad de ganarse unos euros con jornadas laborales eternas, y sin ningún control legal de condiciones laborales, horarios de trabajo, etc.

Estas prácticas se pensaban sólo ocurrían en países subdesarrollados o tiranías

Esta realidad, silenciada de forma deliberada por los grandes grupos mediáticos que viven de la publicidad de estas grandes cadenas, no parece ser ajena en muchas de las peores prácticas en el caso español. Hay sectores donde se obliga a trabajar a destajo por retribuciones miserables, como pueden ser el sector hotelero o la agricultura. Lo peor es que parte de este comportamiento se ajusta a la norma, especialmente tras la aprobación de la Reforma Laboral de 2012.

Los medios de comunicación y el establishment ocultan esta situación para que se perpetúe

¿Qué ha dicho exactamente el empresario heterodoxo Antonio Catalán? Ha puesto de manifiesto que las grandes cadenas hoteleras pueden, y lo han hecho, despedir, por ejemplo, a todas las camareras de pisos con una indemnización de 20 días por año, para posteriormente subcontratar el servicio pagando 2€ por habitación. Estas subcontratas, fundamentalmente Ferrovial o Entrecanales según sus palabras, han podido romper el convenio por el que antaño se regían, con un salario de 1.000€, para pasar a cobrar 600€/mes con 6 días de trabajo en lugar de cinco. Esta es, sin duda, la gran ventaja para las empresas de la nueva reforma laboral que permite sustituir trabajadores con derechos, y con el paraguas de un convenio colectivo, con empleados despojados de cualquier derecho y con el único señuelo de al menos tener un jornal que llevar a una familia, normalmente ya en situación de pobreza.

Las palabras de Catalán han retumbado en CEOE: se pagan 2€ por habitación gracias a la Reforma Laboral

Este punto es el que ha servido para que Catalán pusiese el término preciso para catalogar esta práctica: explotación. También hizo referencia a la inutilidad de la CEOE, brazo armado de la defensa de estas prácticas, lo que sin duda ahonda más su crédito ante una situación laboral y social que tiene a la sociedad completamente inerme. Los ejecutores de estas prácticas, que son mayoría entre las grandes empresas de servicios, basan su defensa de esta filosofía en que, gracias a esto, estas mujeres no se han quedado en el paro y pueden tener un salario para poder subsistir, y que así las grandes empresas han recuperado la senda de crecimiento de los beneficios, lo que será la base para futuras subidas de salarios, normalmente según la senda pactada, un 1% anual, que en el caso de las camareras de pisos supondrá 2 céntimos de euro.

La potestad de cambiar las condiciones de trabajo y salario de forma unilateral es el gran triunfo de la CEOE

Curiosamente el sector hotelero es de los que más rápido ha recuperado el nivel de beneficios de antes de la crisis, 2007, el empleo también ha crecido casi un 8% tras el derrumbe, pero los salarios se han desplomado. Además, el sacar a millones de trabajadores de la negociación colectiva tiene un efecto muy pernicioso para las estadísticas de salarios. El hecho de que ahora en cada empresa se pueda negociar de forma bilateral con el trabajador su salario esconde a las cifras oficiales la realidad de la retribución de un gran número de trabajadores. Esto sesga de forma significativa cualquier encuesta y no permite saber, con precisión, cuál es el nivel salarial real de nuestra economía.

Con las declaraciones del presidente de AC Hoteles se ha verbalizado algo que muchos estamentos llevan denunciando, pero que eran considerados parias del sistema o simplemente populistas. Ahora un representante cualificado del mundo del capital ha puesto en el espejo de la ética a muchos colegas del sector que, siguiendo al Banco de España y a los economistas-tertulianos a sueldo de grandes corporaciones, siguen solicitando mayor flexibilidad aún. Lamentablemente la excepción, al menos dialécticamente, es Antonio Catalán, ya que la gran mayoría prefiere aplicar la norma de forma literal y así engordar su cuenta de resultados a consta de explotar la mano de obra hasta que ésta se pueda sustituir por robots. La apuesta por la formación, salarios dignos y empleo estable de la que ha presumido Catalán suena a chino en un sector como el hotelero (en su vertiente de gran cadena se entiende) en el que todos experimentamos la presión a la que se somete a muchos de los trabajadores.

El discurso populista de Catalán solo defiende formación y salarios dignos para sus empresas

La única arma que tenemos los consumidores es discriminar y seleccionar aquellas empresas que actúen como Catalán ha dicho que actúa en AC Hoteles. El problema es que nos debemos a nuestra economía y preferimos siempre el bien o servicio más barato, sin pararnos a pensar cómo está producido o servido. Por tanto, seguiremos viendo a camareras/os de piso que cobran 2€ por habitación o licenciados haciendo inventarios por 6€/hora, como mi hijo de 18 años ha compartido este fin de semana. El mensaje de los tertulianos sicarios será el mismo: por algo el CEO de AC Hoteles se va a abrir negocio en EEUU, Reino Unido o Panamá, donde existe una mayor flexibilidad laboral. Tristemente confunden flexibilidad con esclavitud laboral, pero para eso les pagan para defender siempre al capataz.

Los grandes liberales españoles confunden la flexibilidad laboral con la explotación

En resumen, no hay ninguna esperanza para millones de trabajadores/as que seguirán siendo explotadas en su puesto de trabajo, pero que tendrán que dar las gracias a quienes diseñaron una reforma laboral pensada para repartir miseria entre los parados de este país. Que un insigne empresario lo reconozca le honra, pero tendrá que demostrar que predica con el ejemplo. La propaganda alrededor de empresarios modelo, como Mercadona, ya cansa a un país reventado de falsos héroes, tanto políticos como empresariales y que tienen en los tertulianos sicarios a su correa de transmisión que crean opinión a cambio de suculentos emolumentos.

 

http://www.caffereggio.net/2016/11/28/espana-se-explota-los-trabajadores-alejandro-inurrieta-vozpopuli-com/

 

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...