El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 35 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



En España se explota a los trabajadores

Economía

Alejandro Inurrieta. Esta aseveración, en España se explota a los trabajadores, podría ser el eslogan de grupos radicales de izquierda o sindicatos irresponsables que sólo buscan la confrontación con el capital. Sin embargo, la ha pronunciado el máximo dirigente de una cadena hoteles tan famosa como AC-Marriot. El líder espiritual de esta cadena es Antonio Catalán, un outsider fuera del rancio mundo de la CEOE y que, al menos de palabra, ha puesto de manifiesto alto y claro que en España se explota a un segmento de trabajadores del sector hotelero: las camareras de piso.

En España se explota a trabajadores en el sector hotelero, según el CEO de AC Hoteles

Los más ilusos pensábamos que la explotación laboral era cosa del pasado, de terribles tiranías (China) o países subdesarrollados, como Bangladesh o Vietnam, donde curiosamente cosen muestras prendas de vestir menores y otra fuerza laboral explotada, y que compramos alegremente en cadenas como Zara celebrando el maravilloso Black Friday. Como advierten diariamente los defensores de este modelo, estarían mucho peor si no tuviesen esta oportunidad de ganarse unos euros con jornadas laborales eternas, y sin ningún control legal de condiciones laborales, horarios de trabajo, etc.

Estas prácticas se pensaban sólo ocurrían en países subdesarrollados o tiranías

Esta realidad, silenciada de forma deliberada por los grandes grupos mediáticos que viven de la publicidad de estas grandes cadenas, no parece ser ajena en muchas de las peores prácticas en el caso español. Hay sectores donde se obliga a trabajar a destajo por retribuciones miserables, como pueden ser el sector hotelero o la agricultura. Lo peor es que parte de este comportamiento se ajusta a la norma, especialmente tras la aprobación de la Reforma Laboral de 2012.

Los medios de comunicación y el establishment ocultan esta situación para que se perpetúe

¿Qué ha dicho exactamente el empresario heterodoxo Antonio Catalán? Ha puesto de manifiesto que las grandes cadenas hoteleras pueden, y lo han hecho, despedir, por ejemplo, a todas las camareras de pisos con una indemnización de 20 días por año, para posteriormente subcontratar el servicio pagando 2€ por habitación. Estas subcontratas, fundamentalmente Ferrovial o Entrecanales según sus palabras, han podido romper el convenio por el que antaño se regían, con un salario de 1.000€, para pasar a cobrar 600€/mes con 6 días de trabajo en lugar de cinco. Esta es, sin duda, la gran ventaja para las empresas de la nueva reforma laboral que permite sustituir trabajadores con derechos, y con el paraguas de un convenio colectivo, con empleados despojados de cualquier derecho y con el único señuelo de al menos tener un jornal que llevar a una familia, normalmente ya en situación de pobreza.

Las palabras de Catalán han retumbado en CEOE: se pagan 2€ por habitación gracias a la Reforma Laboral

Este punto es el que ha servido para que Catalán pusiese el término preciso para catalogar esta práctica: explotación. También hizo referencia a la inutilidad de la CEOE, brazo armado de la defensa de estas prácticas, lo que sin duda ahonda más su crédito ante una situación laboral y social que tiene a la sociedad completamente inerme. Los ejecutores de estas prácticas, que son mayoría entre las grandes empresas de servicios, basan su defensa de esta filosofía en que, gracias a esto, estas mujeres no se han quedado en el paro y pueden tener un salario para poder subsistir, y que así las grandes empresas han recuperado la senda de crecimiento de los beneficios, lo que será la base para futuras subidas de salarios, normalmente según la senda pactada, un 1% anual, que en el caso de las camareras de pisos supondrá 2 céntimos de euro.

La potestad de cambiar las condiciones de trabajo y salario de forma unilateral es el gran triunfo de la CEOE

Curiosamente el sector hotelero es de los que más rápido ha recuperado el nivel de beneficios de antes de la crisis, 2007, el empleo también ha crecido casi un 8% tras el derrumbe, pero los salarios se han desplomado. Además, el sacar a millones de trabajadores de la negociación colectiva tiene un efecto muy pernicioso para las estadísticas de salarios. El hecho de que ahora en cada empresa se pueda negociar de forma bilateral con el trabajador su salario esconde a las cifras oficiales la realidad de la retribución de un gran número de trabajadores. Esto sesga de forma significativa cualquier encuesta y no permite saber, con precisión, cuál es el nivel salarial real de nuestra economía.

Con las declaraciones del presidente de AC Hoteles se ha verbalizado algo que muchos estamentos llevan denunciando, pero que eran considerados parias del sistema o simplemente populistas. Ahora un representante cualificado del mundo del capital ha puesto en el espejo de la ética a muchos colegas del sector que, siguiendo al Banco de España y a los economistas-tertulianos a sueldo de grandes corporaciones, siguen solicitando mayor flexibilidad aún. Lamentablemente la excepción, al menos dialécticamente, es Antonio Catalán, ya que la gran mayoría prefiere aplicar la norma de forma literal y así engordar su cuenta de resultados a consta de explotar la mano de obra hasta que ésta se pueda sustituir por robots. La apuesta por la formación, salarios dignos y empleo estable de la que ha presumido Catalán suena a chino en un sector como el hotelero (en su vertiente de gran cadena se entiende) en el que todos experimentamos la presión a la que se somete a muchos de los trabajadores.

El discurso populista de Catalán solo defiende formación y salarios dignos para sus empresas

La única arma que tenemos los consumidores es discriminar y seleccionar aquellas empresas que actúen como Catalán ha dicho que actúa en AC Hoteles. El problema es que nos debemos a nuestra economía y preferimos siempre el bien o servicio más barato, sin pararnos a pensar cómo está producido o servido. Por tanto, seguiremos viendo a camareras/os de piso que cobran 2€ por habitación o licenciados haciendo inventarios por 6€/hora, como mi hijo de 18 años ha compartido este fin de semana. El mensaje de los tertulianos sicarios será el mismo: por algo el CEO de AC Hoteles se va a abrir negocio en EEUU, Reino Unido o Panamá, donde existe una mayor flexibilidad laboral. Tristemente confunden flexibilidad con esclavitud laboral, pero para eso les pagan para defender siempre al capataz.

Los grandes liberales españoles confunden la flexibilidad laboral con la explotación

En resumen, no hay ninguna esperanza para millones de trabajadores/as que seguirán siendo explotadas en su puesto de trabajo, pero que tendrán que dar las gracias a quienes diseñaron una reforma laboral pensada para repartir miseria entre los parados de este país. Que un insigne empresario lo reconozca le honra, pero tendrá que demostrar que predica con el ejemplo. La propaganda alrededor de empresarios modelo, como Mercadona, ya cansa a un país reventado de falsos héroes, tanto políticos como empresariales y que tienen en los tertulianos sicarios a su correa de transmisión que crean opinión a cambio de suculentos emolumentos.

 

http://www.caffereggio.net/2016/11/28/espana-se-explota-los-trabajadores-alejandro-inurrieta-vozpopuli-com/

 

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...