El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 70 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



Corazón Rojo

Libros

Hace unos días acabé de leer el libro de Alberto Sabio Alcutén “Peligrosos demócratas” o los “Antifranquistas vistos por la policía política”. Tendría que haber hecho inmediatamente su comentario para esta sección de libros de nuestro querido Ateneo Republicano, mas, mira por donde, este último sábado, un compañero y amigo de Ugíjar que acababa de leer Corazón rojo, me lo recomendó como de lectura muy interesante.

Pospuse pues, la redacción pensada  por la lectura del libro de Julio Anguita y una vez acabada no me resisto a recomendarla en primer lugar a través de esta reseña.

Como su título indica y, después de haber padecido dos infartos, una angina y una operación a pecho abierto en la que se le instaló un triple by-pass, es un libro que trata del corazón (su subtítulo “La vida después de un infarto”, así nos lo recuerda). Pero no solamente del corazón desde el punto de vista fisiológico, del que se ha visto sometido a sus dolencias, del que ha afrontado con gallardía el combate, la lucha contra la enfermedad, sino del corazón en su más amplia acepción. Desde el mundo de los afectos, del arte, de la poesía y la ciencia y como no podía faltar de su repercusión en el mundo de la política.

En él se nos habla de la amistad y el compañerismo; del amor; del tiempo; de la contemplación y de la acción, –ambas consubstanciales a su temperamento-; de la fe en las ideas; de la utopía posible que nunca puede faltar; del placer de vivir; del gusto por el buen comer y el reposo de la siesta; de la austeridad y la sensualidad que no tienen porqué estar reñidas la una con la otra. De sus preferencias en lectura, en cine, en ciudades por conocer. De su gusto por el caminar; de sus paseos por Córdoba: “Y, ahora, cuando paseo por ella de noche la siento como si fuera mi madre. Por estas calles solitarias, huérfanas de luz pero desbordantes de vida, he resuelto muchas dudas y he enfocado la solución de algunos problemas políticos, y para eso me ha ayudado su gran cobijo nocturno y lunático.[i]

Nos habla de multitud de anécdotas acontecidas a lo largo de su vida política. De su trato con los escoltas y con su chofer (cuando era alcalde de Córdoba o parlamentario en Madrid). De su gusto por lo sencillo. Recuerda la muerte de su hijo Julio como lo más terrible que le haya podido ocurrir en su vida.

Nos muestra sus preferencias históricas por la época de la Roma Republicana, y dentro de ella su pasión por los Gracos, así como su admiración por la Córdoba de Al-Hakam II. Y como no, aparece el Anguita maestro, el didáctico, el que sabe hacerse entender: “Cuando hablo de lo que es izquierda y derecha me remonto a Heráclito y Parménides; al momento en el que este último dice: “Las cosas son como son y no pueden cambiarse”, se refiere a la derecha. Mientras que Heráclito era autor de la idea del “todo fluye”, y por lo tanto susceptible de cambiar: ahí encontramos un ejemplo de un concepto de izquierdas.”[ii]

Si en este libro no hubiese aparecido una referencia a la utopía, podríamos decir que no lo sería de Anguita. Así: “La utopía es más que necesaria; afirmo que la utopía es lo que diferencia al hombre del caballo (como decía un viejo profesor que tuve), es lo que hace al ser humano, humano, lo que le da sentido y lo completa. Por ejemplo, sin ella no habríamos alcanzado nunca el seguro de enfermedad, ni las más elementales pautas de comportamiento jurídico internacional (aunque después los que tienen el poder se lo cepillen todos los días a su santa conveniencia).”[iii] O bien cuando se explica: “La utopía es el requisito básico para ser una persona de izquierdas, o mejor aún, es la primera virtud. Cuando me lo dicen con intención de ofender, les tengo que dar las gracias por el comentario (y eso que no lo hacen con ganas de alabar sino todo lo contrario): “Sí, señor, claro que soy utópico, por supuesto que sí”. Una persona de derechas es aquella que se beneficia de las conquistas de los utópicos porque no quiere que los beneficios sociales se apliquen nada más que a su casta, a su gente.[iv]

Es un placer la lectura del libro. Nos encontramos en él a un Anguita persona, no al “califa”, apodo con el  que han querido denostarlo. Un Julio Anguita como el mismo se define al final del libro: “Insisto en una idea que comenté al principio del libro: en mi hay dos personalidades, la del beatus ille (ser contemplativo) que se combina con el perfil de un hombre de acción. Son dos caracteres que chocan, puedo ser autodestructivo porque en un momento soy muy racional pero en otro no tanto. Reconozco que es la educación recibida, me siento hijo de la España en la que nací, lo que pasa es que he salido contestatario, pero estoy hecho en el molde, lo se y no lo niego. Es un molde que habla de sentido del sacrificio, de disciplina, defensa de las ideas, sentido del honor en el sentido que he definido con anterioridad, también en la autoestima, en el poder de la palabra dada, la solidaridad con las demás personas, la acción que es correcta y digna. En mi vida no puedo negar el sentido del compromiso. Y si la acción combinada con la reflexión me otorga un perfil de templario, lejos de rechazarlo tengo que afirmar que es cierto, lo soy.

De mi decía un compañero que resultaba incómodo para los de fuera y también para los del partido. Lo reconozco, así es.

No me atan las cosas, pero si me atan los recuerdos y las personas.

Tengo vivo en mi interior a la persona que más quise: mi abuelo Julio, ¿qué más quiero?.”[v]

Léanlo, les va a gustar.

 

Título: Corazón rojo

Autor: Julio Anguita

Edición: Rafael Martínez Simancas. 5ª Edición

Nº de páginas: 251

 

 


[i] “Corazón rojo.” Julio Anguita. Ediciones Rafael Martínez Simancas. 5ªedición. Pág. 207

[ii] Ibid. Pág.126

[iii] Ibid. Pág.125

[iv] Ibid. Págs. 125-126

[v] Ibid. Págs. 250-251

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

artículos relacionados

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...