El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 29 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



Lanjaron resucita al dictador

Alpujarra

La represión franquista se ensañó con el último alcalde republicano de Lanjarón (Granada) y su familia. Francisco Gálvez Peralta y su hijo mayor fueron fusilados frente a la tapia del cementerio municipal de Granada en los días posteriores a la sublevación de julio de 1936. Su mujer, Blanca Lozano, fue encarcelada y fusilada meses después. También fue asesinado el segundo hijo del matrimonio, apuñalado en la calle a la luz del día por fascistas del pueblo. El teniente de alcalde del municipio, Manuel López López, fue ejecutado en agosto de 1936 junto a dos de sus siete hijos en el barranco del Carrizal. Los sepultaron en cal viva. Días después asesinarían al tercer hijo. Al cuarto, lo ejecutaron en la tapia del cementerio de Granada en 1945.

Unas 200 personas de Lanjarón fueron fusiladas por los franquistas durante la Guerra Civil. Las muertes, en su mayoría, no fueron inscritas.Los  investigadores han identificado a 129 personas, aunque el número de víctimas de la represión fue superior. Finalizada la guerra, siguieron las detenciones, comenzaron los procesos sumarísimos, la incautación de bienes… Este pueblo de la Alpujarra granadina sufrió como otros muchos el siniestro periodo  de la represión franquista, pero el Ayuntamiento de Lanjarón, gobernado ahora por el PP, parece haber hecho borrón. Una reciente publicación, editada por la concejalía de Turismo, omite lo sucedido en el pueblo durante la Guerra Civil,oculta la represión del régimen franquista y hasta resucita el sobrenombre de Generalísimo.

“NO HUBO UNA GRAN DEVASTACIÓN”

“Durante la Guerra Civil no se produjo gran devastación en Lanjarón aunque sí se alteró la vida del pueblo”, dice literalmente la revista en un apartado que titula “Historia del siglo XX”. Nada de detenciones, nada de encarcelaciones, nada de ejecuciones. Su peculiar relectura de la historia del pueblo, en la que banaliza la Guerra Civil y la dictadura, recuerda a los NODOS de la propaganda franquista que ahora repone La 2 de TVE. La represión franquista no sólo se ensañó con los republicanos del municipio. El pueblo fue objetivo de bombardeos militares de las tropas franquistas, pero eso, según la revista municipal, parece que tampoco existió.

Para más inri, la publicación, que se presenta como un “magazine internacional” traducido en cuatro idiomas, dedica un generoso párrafo a los “visitantes ilustres” del municipio y da el mismo trato al “Generalísimo Franco”, engrandeciendo la figura del dictador, que al poeta Federico García Lorca. Coloca así al mismo nivel al verdugo y a la víctima en unas líneas en las que afirma que “la época de mayor esplendor del pueblo” fue desde finales del siglo XIX hasta la década de los 70 del siglo XX, cuando en el municipio “se congregaban miembros de la nobleza, artistas e intelectuales”. Y entre paréntesis, para asombro de cualquier historiador, destaca entre esos “miembros de la nobleza, artistas e intelectuales”, por este orden, a “Eugenia de Montijo, Alfonso XIII, María Luisa Fernanda de Borbón, Federico García Lorca, Pedro Antonio de Alarcón, Gerald Brenan, Julio Romero de Torres, el Generalísimo Franco, Generales del Ejército, Manuel Fraga, Felipe González, catedráticos…” (sic). Un tótum revolútum financiado con fondos públicos que encierra una perversa manipulación de la historia.

FRANCO PASÓ DE LARGO

Dice la revista que todos nobles, artistas e intelectuales visitaron Lanjarón para disfrutar de sus aguas termales. Y en efecto, las aguas termales de Lanjarón fueron en otra época un atractivo para veraneantes, pero hasta donde saben los lugareños, Franco pasó por Lanjarón de largo, de camino hacia Órgiva. No se bajó del coche ni visitó el pueblo ni mucho menos pasó temporadas en el balneario, pero la publicación municipal lo coloca entre los “ilustres” agüistas y exalta la figura del dictador utilizando el sobrenombre del “Generalísimo”, como en la dictadura.

Lanjarón es más conocido hoy por el agua embotellada que lleva el nombre del pueblo y que está en manos de una multinacional que por su balneario. Pero también es conocido por las ocurrencias de su alcalde, Eric Escobedo (PP). El pasado año, el regidor saltó a las páginas de la prensa nacional por colgar en  su Facebook una imagen del escudo franquista con el lema del Movimiento, imagen que tuvo que retirar tras las críticas que recibió por hacer apología del franquismo.

 

Fuente: http://www.andalucesdiario.es/politica

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...