El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 62 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



Billete a Dª Purificación Fernández Linares, Concejala de la Corporación Municipal de Albuñol

Albuñol

Antonio Martín Puga. En el trayecto cuasidemocrático desde la Segunda Restauración Borbónica que pronto cumplirá 40 años, usted, estimada vecina, concejala electa (no sin tristes vicisitudes) por la candidatura de Convergencia Andaluza, ha tenido a bien escribir la primera página del transfuguismo de la Corporación Municipal de Albuñol. Sepa, de antemano, que no le arriendo la ganancia.

Las tres acepciones que da nuestro Diccionario de la Real Academia de la Lengua al término tránsfuga, son las que siguen:

1. com. Persona que pasa de una ideología o colectividad a otra.

2. com. Persona que con un cargo público no abandona este al separarse del partido que lo presentó como candidato.

3. com. Militar que cambia de bando en tiempo de conflicto.

Como verá, estimada vecina, la triquiñuela de no haber puesto su cargo a disposición de los órganos democráticos de Convergencia Andaluza (según comunicado de su página web), bajo cuyas siglas obtuvo la concejalía, antes de firmar la moción censura, no la exime para que, con exquisita corrección, se le aplique el término tránsfuga.

La experiencia histórica del transfuguismo en las Corporaciones Municipales españolas, créame, no le vaticina nada halagüeño. La más de las veces, a posteriori, se demuestra bien que el concejal tránsfuga tomó su decisión con base en intereses económicos personales, bien su ideario fue fagocitado (usar y tirar) por el partido ajeno al que apoyó, bien cayó en el triste ostracismo que la historia guarda a la deslealtad. De ahí, estimada vecina, que no le arriende la ganancia.

Por lo demás, humanamente entiendo que teniendo el poder de liberar de sus responsabilidades como Alcalde- Presidente de la Corporación Municipal de Albuñol a D. Juan María Rivas Moreno (casi enfermamente encantado de haberse conocido, a mi modesto parecer), se tome impulsivamente la decisión de hacerlo.

Nuestro ya ex-alcalde, me permito la reflexión, ya decidió su futuro cuando expulsó del Gobierno Municipal (allá por el año 2.011) a Convergencia Andaluza (la única formación política que creció de forma considerable en las elecciones municipales, con un mensaje inequívoco de aire fresco para el Ayuntamiento). Si ha llegado hasta marzo de 2.014, debe dar las gracias (el bipartidismo siempre aparece) al narcisismo político de la nueva Alcaldesa que siempre se ha negado a apoyar como Alcalde(sa) a un(a) concejal(a) de la Corporación Municipal que no fuese ella. Como si en la corrupta si borbónica democracia española el cabeza de lista electoral fuese otra cosa que cabeza de lista electoral. Mientras no se cambien las leyes electorales (que a PP/PSOE tanto le gustan), los vecinos votaremos a concejales y éstos elegirán alcalde.

Personalmente considero, sigo la reflexión, que D. Juan María Rivas Moreno se entregó a la inanidad política, eso sí, con claro desprecio a la palabra dada, cuando incumplió el único compromiso económico-presupuestario de su discurso de investidura: realizar una Auditoria Exhaustiva de las Cuentas Municipales para su entrega a los vecinos. Las casas no se empiezan por el tejado se le dijo desde el Ateneo Cultural Republicano de la Alpujarra (al que pertenezco). Su respuesta: el cobarde silencio. Los vecinos, para muchos politicastros, somos muy buenos para pagar impuestos que ni tan siquiera explican en su cuantía, pero muy malos si preguntamos por la cosa pública municipal.

Ahora bien, estimada concejala, no pocas veces aquello que es humanamente comprensible es políticamente aceptable. Con su decisión mucho me temo no se inaugure un nuevo tiempo político en el Ayuntamiento de Albuñol, sino que volvamos a la constante bipartidista de desprecio por la transparencia en materia económico-presupuestaria, al nepotismo en el reparto del escaso trabajo que puede ofertar el Ayuntamiento y al despotismo en las relaciones con el exiguo movimiento asociacionista en Albuñol. No debiera olvidar que la denuncia de este modus operandi del Psoe local fue el eje de la campaña electoral de la formación política a través de la cual obtuvo su acta de concejala. Ojala, usted, se baste cuan titán, para erradicar estas prácticas políticas, únicos credenciales hasta ahora de los más significados de entre sus nuevos compañeros de andadura política. En todo caso, esperanza obliga, tenga los protocolarios cien días de gracia y buena suerte.

 

P.S.

Redactando este billete (casi carta), ha acudido a mi memoria el difunto Alcalde de Albuñol D. José Antonio Moreno Rodriguez quien - en presencia de otros vecinos que pueden dar fe- nos hizo ver (o más bien, nos vino a confirmar) que la política municipal de Albuñol estaba podrida por un grupúsculo de vecinos que reclamándose de la Izquierda sólo se ocupan y preocupan en sus intereses particulares (sueldos, prebendas, vanidades, etc.) sin ningún respeto por las normas democráticas internas (de sus propias formaciones políticas) ni externas (la participación democrática de los vecinos en la vida municipal).

S.S.S.S.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

artículos relacionados

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...