La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 29 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



Ayuntamiento de Albuñol: ¿Portal de transparencia o portal de tramparencia?

Albuñol

Antonio Martín Puga. Anda el Facebook del Ayuntamiento y demás forofería de la chapuza municipal, con alborozo injustificado de chiquillo con zapatos nuevos, anunciando a la vecindad internauta la buena nueva de que la Alcaldía ha elaborado las Cuentas Anuales que le son de obligación desde el año 2.008. Con metáfora -de malafollá granadina- digamos que publicitan como logro la obtención del título universitario de hacer la o con un canuto.

Sabido es que los registros mercantiles,  los registros de cooperativas y los registros públicos de las diferentes Cámaras de Cuentas de las Comunidades Autónomas almacenan millones de Cuentas Anuales de todo tipo de empresas, ayuntamientos, mancomunidades, etc., presentadas por los Administradores Responsables en tiempo y forma. Vamos, un asunto de despacho ordinario que les va en el sueldo.

Mas como servidor, desde esta web, ha reclamado en no pocas ocasiones que el Ayuntamiento de Albuñol cumpla con sus obligaciones legales en materia de información económica-patrimonial-financiera, no puedo dejar de reconocer haber exclamado un ¡aleluya! por el cambio de actitud de los regidores municipales.

En consecuencia, ahora que parece que desde la Institución Municipal  tienen propósito de cumplir con el trabajo por el que se les paga, atendiendo a la ley en materia de la citada información, cabe preguntarse, ¿Por qué ha dado lugar la Alcaldía a que el buen nombre de Albuñol luzca la bandera pirata en los medios de comunicación?; ¿Por qué ha dado lugar la Alcaldía a que desde el Ministerio de Economía y Hacienda se retenga la participación municipal en los tributos del estado con el consiguiente perjuicio para las arcas municipales? Que las Cuentas Anuales desde el año 2.008 venga a presentarse ahora no es achacable a problemas informáticos sino a la dejadez, indiferencia y desprecio a la norma democrática de los sucesivos Alcaldes.

Mi gozo en un pozo

Con el aleluya en la boca (y con la alegría, en mi caso bien justificada, del niño que ha esperado los zapatos nuevos más de ocho años), he accedido a la web municipal para, a través de portal llamado de transparencia, dar un primer vistazo a las Cuentas Anuales publicitadas. Decido comenzar por las Cuentas más recientes (año 2.015) punto 3.3.  de Información Económica titulado Liquidación del último ejercicio, subdividido en 3.3.1. Cuenta General; 3.3.2. Informe de Auditoria y Fiscalización y punto 3.3.3. Análisis de la liquidación e informes comparativos.

Como son cerca de las una de la madrugada (23 de Septiembre) pincho en el punto 3.3.2. Informe de Auditoria y Fiscalización que, por experiencia, se menos voluminoso que la Cuenta General.

¿Pero qué tomadura de pelo es esta?, ¿Es que nos toman por tontos? ¡No hay ningún Informe de Auditoria! Hay un archivo llamado Memoria de un folio y dos renglones de otro, que dice  que Albuñol tiene 6.648 habitantes, 63 Km. Cuadrados, una guardería y cosas así. Intento relajarme, ¿será el enésimo error material por el que nuestro Ayuntamiento no pedirá disculpas a los vecinos y vecinas?

Me animo y pincho el punto 3.3.3. Análisis de la Liquidación e Informes Comparativos. ¿Pero qué tomadura de pelo es esta?, ¿Es que nos toman por tontos? ¡No hay ningún análisis de la liquidación ni ningún informe comparativo? Hay un archivo llamado Exp. Liquidación 2015 que nos dice el trámite administrativo (publicación en el Boletin Oficial de la Provincia, dictamen de la Comisión Especial de Cuentas, etc.) para aprobar el expediente. Son las dos de la madrugada. Ya sí que no puedo relajarme aunque presuponga que es el enésimo error material por el que nuestro Ayuntamiento no pedirá disculpas…

Digo yo que alguien en el Ayuntamiento de Albuñol, y de modo principal la Sra. Alcaldesa, debería vigilar que la información publicada en el portal de transparencia se corresponde con lo que se reseña en sus títulos. No hacerlo, si me permiten el juego de palabras, convierte dicho portal en un portal de tramparencia y recochineo.

Si hemos esperado ocho año a tener cuentas anuales, es obvio que podíamos esperar ocho años y una semana, para que la información publicitada hubiese sido contrastada. No es de recibo tanta chapuza municipal.

A la espera que todos los vecinos y vecinas dispongamos sin trampas del anunciado Informe de Auditoria y Fiscalización y del Análisis de la Liquidación e Informes Comparativos de las Cuentas del ejercicio 2.015, dejo para otro día entrar al detalle de las cuentas anuales… Si, claro, ya me temo lo peor.

 

Comentarios 

 
0 #1 jkasas 27-09-2016 19:41
¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL DIA EN QUE ESTOS CATETOS, INEPTOS Y SINVERGÜENZAS DE AYER Y DE HOY NOS DEJEN... HABLA PUEBLO HABLA DE UNA PUÑETERA VEZ CON LUCES...
Citar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

artículos relacionados

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...